Resultados de la busqueda para Daniel Miguelez.

Reputación, esa palabreja que quita el sueño a más de un responsable de Marketing

reputacion

Evidentemente es una palabreja con muchos y variados matices. Puede ser buena o mala, mejor o peor y siempre está supeditada a la valoración de terceros, a aquello que los demás piensan de ti. Parece claro que si estuviese sólo en nuestras manos optaríamos por la que parece la mejor de las opciones, esa que permite proyectar una imagen amable y respetada de nuestra identidad, aunque luego nos topemos con ejemplos de personajes de renombrada fama que han rendido homenaje a su cara menos cordial, la de la mala reputación, llámase Georges Brassens.

La realidad nos dice, salvo respetadas excepciones, que luchamos duramente para vencer en una interminable batalla contra gigantes que no molinos, por conseguir mejorar esa imagen nuestra, personal y profesional.  Sabemos del esfuerzo en la contienda y aún y todo batallamos, aunque nos lleguen voces experimentadas que intentan aportar algo de luz con mensajes como este; “Hasta que no pierdes la reputación no te das cuenta de la carga que era”.

Y aunque lo personal incide de forma clara en la percepción, en la imagen de los entornos sociales y laborales donde uno desempeña su existencia, ahora estamos en el tiempo de las empresas, en la era de la reputación corporativa. Y si entendemos con razonables dudas este término referido a individuos, ¿lo hacemos también cuando el protagonista es un negocio, organización, país, ciudad…?

Credibilidad, fiabilidad, ética, coherencia, empatía, visibilidad, integridad, capital social…, éstos pueden ser algunos de los atributos que destacamos cuando tratamos de entender el concepto de reputación. Pero, cuando hablamos de marcas, cómo llegamos a conocer realmente el grado de alcance de sus estrategias, cómo se aplican éstas dentro y fuera de la empresa. Cómo cuantificamos el valor y la diferencia con respecto a otras de su competencia. Cómo medimos esas cualidades, propias de la naturaleza de la empresa, de su ADN, que además forman parte del portfolio de intangibles de la marca. Tareas todas de difícil manejo y que rara vez se ponen en marcha por el escaso conocimiento de la materia y la exigua convicción de las personas que dirigen las empresas e instituciones.      

Por resumir y como diría algún ilustrado, cada uno termina ocupando el lugar que se merece, o como diría Sócrates, ilustrado sin ninguna duda, “Alcanzarás buena reputación, la mejor, esforzándote en ser lo que quieres parecer”.

Hay mucho de verdad y vigencia en unas palabras dichas hace más de 2.500 años. Palabras que hablan de integridad y honradez, cualidades que las empresas, y las marcas como sus mensajeras, han de integrar no solo en sus discursos también en su forma de hacer.

Sin querer juzgar lo que hacen otros, “Que fácil resulta ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio”,  debemos, para aportar mayor valor a la marca, gestionar eficazmente las diferentes dimensiones de la empresa relacionadas con su reputación. Tenemos una tarea por delante apasionante, estamos en un momento en el que el término deja de ser una palabreja sin valor y significado para pasar a ser una palabra que define la hoja de ruta en la que inevitablemente han de coincidir todos los que participan y se benefician del funcionamiento y éxito de la empresa.

Tal vez de forma simplista, se podría añadir que las diferentes dimensiones de la reputación se fijan sobre siete pilares: productos / servicios, innovación, lugar de trabajo, administración, personas, liderazgo y rentabilidad. A partir de aquí, el análisis desde metodologías diversas, puede aportarnos los datos que necesitamos para saber la posición que ocupamos en la mente de nuestros públicos. Al fin y al cabo la reputación no deja de ser más que una pieza clave de nuestro posicionamiento, un proceso que si antes basaba en parte su estrategia en hitos, hoy, en la era del internet de las cosas, nos obliga a responder de forma continua y constante, 365 días al año, 24 horas al día.

Si os interesan referencias sobre reputación, os recomiendo estas dos:

MERCO, monitor empresarial de reputación corporativa, es una fuente interesante para todas las personas interesadas en conocer datos, información y metodología sobre el tema. También REPUTATION INSTITUTE, desde un punto de vista más global nos muestra la importante tarea que hay alrededor de la reputación de marca.

Mentoring: la difícil tarea de enseñar lo que uno cree que sabe

bilbao-mentoring-conferenceLa foto superior es de @rosaallegue. Daniel Miguélez es el primero de la derecha en la fila de arriba.

El mentoring o mentorizaje podría definirse como el proceso mediante el cual un miembro de una empresa con experiencia (el mentor) enseña, aconseja, guía y ayuda a otra (el mentorizado) en su desarrollo, invirtiendo tiempo y conocimientos. En mi primer acercamiento a esta disciplina he podido entender la difícil tarea de quien ha de organizar primero y programar después, en base a una cierta metodología, el conocimiento y la experiencia acumulada para que el trasvase al otro sea rápido y eficaz.

Con el tiempo acumulamos, seguro, cosas buenas pero también defectos e imperfecciones. Una tarea difícil y arriesgada es procurar distinguirlos, ya que el escudo de autodefensa, innato en cualquier persona, nos hace mucha veces inmunes a la autocrítica. Solo desde la objetividad y la valentía de otros profesionales y compañeros se pude hacer descabalgar al que aparentemente es el más experto de los jinetes. Aprender esto, creo que también forma parte del mentoring.   

Como punto de partida, esta posición se me antoja como un gran obstáculo. La posibilidad de que uno mismo esté errando en dicho proceso, al no reconocer claramente las verdaderas capacidades profesionales requeridas para la tarea, es algo que mantiene cierto grado de incertidumbre durante el tiempo que dura el contacto con el mentorizado. Al fin y al cabo, reconozco no haber pasado ningún examen que certifique dichas competencias.

Volviendo al principio, y dejando de lado las dudas razonables sobre si uno está o no capacitado para guiar a otros, he de decir que la invitación para desempeñar dicho papel partió desde Bilbao Ekintza, donde el trabajo desarrollado como asesor en Branding y Comunicación propició y facilitó mi participación en dicho programa.

Comenzar ya fue difícil. Diferentes empresas y emprendedores con atractivos proyectos, todos igual de animados e interesados, y a la espera de recibir el apoyo de un profesional bregado en asuntos de empresa y mercado. Elegir uno de ellos y a las personas que lo lideran, dejando fuera a otros, requiere de cierta desafección de la que no estoy dotado. Lo que viene después es el encontronazo entre dos voluntades, la de enseñar y la de aprender, entrecruzándose ambas.

El encontronazo lleva después al encuentro, sin lazos que dificulten la relación y el entendimiento. Reuniones, conversaciones y algún que otro café que permita desviar la atención hacia zonas limítrofes.

Sobre el resto del trayecto, he de decir que ha sido razonablemente satisfactorio. Quizá sinuoso en el trazado, pero con unas vistas que le hacen a uno ser prudente, pero optimista.

consultoría_azk

Una experiencia única recomendada por “Drip advisor” que te perderás si no visitas AZK

maleta

¿Dónde se encuentra?, ¿quiénes lo habitan?, ¿cuáles son sus costumbres?, ¿y su folclore? Para la mayoría, la existencia de este lugar y sus gentes sigue siendo un enigma.  L@s que lo han visitado, aquell@s que han conseguido resolver el complejo rompecabezas necesario para alcanzar su orilla, te podrán decir que se encuentra tan cerca de ti que te costará encontrarlo.

Desvelar la ubicación exacta de tan original lugar, detallar los atractivos del entorno, fauna y flora incluida, es algo que nunca se ha dado bien a sus moradores, quizá por ese rasgo de timidez y humildad tan característico en ellos, o quizá porque al describirlos detalladamente perdería ese halo de emoción y fascinación que acompaña cualquier viaje a lo desconocido. Hablamos de un lugar que no es sólo un destino, son muchas y variadas instantáneas de un viaje a través de un tiempo retratado en formato analógico y digital. Un lugar con forma de isla, territorio de una especie endémica en peligro de extinción, el “trabaficio” (trabajador con oficio), que sobrevive a pesar del azote de innumerables y virulentos tifones, cada vez más habituales en esta parte del mundo. Un pedazo de tierra donde también han llegado los efectos del calentamiento global, con consecuencias inmediatas en el comportamiento de la mayoría de sus pobladores que absortos en ese universo alocado de creación y comunicación, confunden los términos de este fenómeno con algo así como un calentón global provocado por la pasión y el frenesí de sus habitantes.  Así son ellos y ellas.

En resumen, si próximamente vas a realizar un viaje, piensa sobre todo si te conviene hacerlo cargado de equipaje o prefieres moverte ligero como una pluma. En AZK los “trabaficios” se encargan de suministrarte todo lo necesario para una estancia cómoda y placentera. Si lo que buscas es recrearte con la fotografía de paisajes, el lugar es éste. Un ecosistema que combina como ningún otro las agrestes montañas de la cordillera del Agurkane con la apacibles llanuras del Enekoro.

Si vas a realizar un viaje y estás pensando en que el destino puede ser AZK, piénsatelo bien porque en este trayecto de ida quizá no haya viaje de vuelta.

Por cierto, si buscas más información, algunos de los aborígenes de ese territorio estarán en BILBAO BERRIKUNTZA FAKTORIA el 27 de noviembre haciendo lo que mejor saben: piruetas, contorsiones y malabarismos de todo tipo.

Eres el reflejo de tus actos. ¡Dona!

espejo-solidario

Definitivamente, éste no va a ser un trabajo como cualquier otro. No va a ser suficiente con ponernos en la piel del cliente y optar por una propuesta de valor convincente que consiga conectar con las personas y empresas a las que queremos llegar, a través de los elementos de comunicación que estamos diseñando. En su definición y estrategia no van a valer las disquisiciones sobre las ventajas o desventajas de navegar por océanos rojos o azules. En este ejercicio de complicidad, no nos vale con determinar los atributos y beneficios funcionales del producto-servicio que se ofrece. Esta vez no basta con examinar y comprender el contexto donde se desarrollan los enmarañados mecanismos de la empresa, para así ofrecer con garantías respuestas adecuadas y eficaces en el ámbito de la comunicación. Para conseguir nuestros objetivos, ni siquiera va a ser suficiente con mostrar la relevancia de una institución tan singular como ésta, una asociación que viene recorriendo los diferentes pueblos de Gipuzkoa desde hace 50 años.

Ésta no puede ser una campaña como cualquier otra. No podemos hablar de un producto-servicio con características diferentes a las de la competencia, ya que ésta no existe. Aquí no hay posibilidad de comparar el precio de la oferta con otras opciones, ya que no lo tiene. Ni siquiera existe la opción de elegir entre propuestas diferentes, ya que no puedes llevarte nada, excepto una enorme gratitud y la satisfacción de haber realizado una acción solidaria y de compromiso con la vida de los demás.

Aquí, sólo hay una opción y ésta es donar.  

En una campaña como ésta para la Asociación de Donantes de Sangre de Gipuzkoa, donde la emoción se impone a la razón, al fin y al cabo hablamos de establecer lazos, vínculos de sangre; aunque estos permanezcan anónimos, no podemos conformarnos con rozar la piel de las personas. En este viaje se trata de introducirnos más adentro, profundizar en la acción y el mensaje, para llegar hasta ese motor que impulsa la solidaridad y el compromiso, el mismo que es necesario para hacer que la sangre circule por nuestro cuerpo, el corazón. Un órgano imprescindible para vivir pero sobre todo para convivir.

Un corazón imprescindible para conectar con las personas y empresas de Gipuzkoa, imprescindibles para que este proyecto se mantenga vivo, por lo menos, otros 50 años. Un corazón que bombee multitud de actos solidarios en forma de unos reflejos que iremos recogiendo en nuestro cuaderno de bitácora, con el fin de poner en marcha con éxito, a partir de una aportación económica, detallada en la web: www.gotatanta.eus , las nuevas instalaciones en Donostia-San Sebastián. Un espacio de trabajo más cercano a la ciudadanía, con un nuevo equipamiento y un servicio más moderno y avanzado, capaz de mantener el ritmo de asistencia demandado en este momento por la sociedad gipuzkoana.

En esto estamos metidos. Un viaje al que os invitamos, y que nos va a mostrar, seguro, a través del espejo solidario creado para la ocasión, los reflejos de multitud de personas que van a poner de manifiesto la enorme solidaridad de esta sociedad en la que vivimos.

¡Que levante la mano quien no sepa donde está Ortuella!

Ortuella-identidad-de-marca

No hay dudas al respecto, Ortuella, al igual que otras entidades político-administrativas, otras ciudades en definitiva, se comunica a través de infinidad de nodos con el resto del mundo y al hacerlo, tanto en su ámbito natural y más cercano, como en aquellos más alejados y desconocidos, muestra una personalidad y una reputación que ha de gestionar de forma eficiente y coherente.    

Hace unas semanas nos pusimos en marcha en este camino del Place Branding, con el sano propósito de crear una identidad de marca desde la participación ciudadana. Un proyecto liderado por el ayuntamiento de Ortuella y conducido por AZK.

Ya en sus primeros días, con un horizonte todavía poco nítido, con interrogantes sobre el proceso y la definición en cuanto a como modular las diferentes visiones y sensibilidades de las personas participantes, la primera y más importante pregunta que nos hicimos, era en sí misma la primera trampa que debíamos sortear, ¿vamos a diseñar un nuevo emblema, logotipo para la ciudad, o queremos construir una identidad de marca-territorio?

El logotipo no deja de ser más que un elemento visual que pertenece al mundo físico de la marca, a esos códigos de comunicación que vamos creando para buscar aspectos singulares y representativos. Y será solo eso, si no lo llenamos de contenido, de un discurso propio y particular que acompañe al resto de la comunicación.

Diseñar un logotipo, sólo desde la perspectiva de la gráfica puede ser un ejercicio que corre el peligro de quedarse en lo anecdótico y nuestra propuesta no busca dibujar anécdotas, en todo caso, eso puede formar parte del storytelling. Crearlo únicamente desde una visión artística e individual lo puede convertir en un trazo fino, en muchos casos atractivo, pero un trazo preso de la percepción subjetiva de quien lo realiza.

La marca sin embargo se apropia de los rasgos más personales y característicos del lugar, no sólo los físicos, también aquellos que rozan con la emoción, los contrasta y analiza y más tarde los pone en valor a través de la comunicación y de las personas, sus más activos prescriptores.

Sólo entonces, entendiendo el proceso como un espacio de trabajo en común, sabemos con seguridad que la opción elegida es la adecuada. El trazo ha de ser grueso, tan grueso como sea necesario para recoger la opinión de la mayoría de las personas que viven, trabajan y se relacionan de una u otra manera con Ortuella.

Ahora sólo queda hacerse una pregunta ¿qué  parte de su personalidad , única y singular vamos ha recoger en sus formas y colores?

Este reto, ambicioso e innovador también tiene forma. La que le están dando las personas que participan en mayor o menor medida, de la creación de una identidad de marca desde la socialización y participación ciudadana.

Seguimos trabajando…       

ortuella2

12345...6