Resultados de la busqueda para Jon de la Presa.

¿Cuáles son las marcas más valiosas del mundo?

Interbrandranking

Como todos los años por estas fechas, la consultora número uno sobre marcas, Interbrand, nos trae el Ranking Anual Best Global Brands, que valora el poder de las marcas y del branding a todos los niveles. El poder de las marcas como fuerza para cambiar el mundo e influir a todo el mundo. Así en este informe, Interbrand toma diversas variantes, tales como la inteligencia de marca, las experiencias que generan, el volumen de negocio, las oportunidades de negocio o el poder de influencia de las mismas.  Una combinación de variables que nos otorgan el valor de la marca monetario, según la consultora.

En esta edición 2015 el valor total del Top 100 ha tenido un incremento de un 7.1% respecto al año anterior, sumando un valor récord de 1.7 billones de dólares en total. Apple vuelve a ser por tercer año consecutivo la marca reina,  con un valor de 170.276 millones de dólares (aumento del 43%, lanzando un saludo a todos aquellos que creían que sin Steve Jobs el negocio y la marca estaba agotado), seguido por la también tecnológica Google, con un valor de 120.314 millones de interbrandrankingdólares y completando el podio, Coca-Cola con un descenso del 4% del valor de su marca y 78.423 millones de dólares.

Las líderes del ranking son las empresas tecnológicas, que son las que copan las primeras posiciones del ranking, sumando entre ellas un 33% del total del valor del Top 100, a pesar de ser solo 13 empresas las que aparecen. Sin embargo, las empresas automovilísticas, son las que más presencia tienen con 15 marcas, -quizá con el caso Volkswagen un poco antes, esto no hubiera sido así-, lideradas por la japonesa Toyota y seguida por la bávara BMW y por la también alemana Mercedes Benz. (Para tu curiosidad, Volkswagen figura en la posición número 35).

En cuanto al aumento del valor de las marcas, Facebook con un 54%, es la que más crece, seguidas por Apple con un 43%, Amazon con un 29% y la firma de lujo Hermès con un 22%.

En este Ranking, dice Interbrand, que se demuestra que aquellas empresas capaces de construir y priorizar las experiencias desde las personas e integrarse en su día a día son las que más crecen. Empresas que se adaptan al ritmo de la vida de las personas.

La Super Bowl… ese escaparate

NFL-Foto Flickr Por Parker Anderson (Creative Commons)

Foto Flickr Por Parker Anderson (Creative Commons)

La Super Bowl. Siempre hay una época del año, concretamente a finales de enero y comienzos de febrero en la que los menos hechos al Fútbol Americano escuchan hablar de un deporte al que no le han prestado ninguna atención y del que durante 350 días no oyen mención alguna. Pero no se lo tomen como el acontecimiento deportivo que en realidad –se supone- que es. No. Véanlo como el Super Show del entertainment americano más puro. De la orgía de fuegos de artificio y de la plataforma publicitaria más grande del mundo.

El año pasado, el partido entre Seahawks y los Broncos, -sí, se juega un partido y con título mundial de por medio- tuvo una audiencia récord de 111,5 millones de espectadores en Estados Unidos, con picos de 115 millones cuando Bruno Mars y los Red Hot Chili Peppers incendiaron el estadio con su música. Twitter a su vez, generó más de 25 millones de tweets del evento, lo cual se espera que para este año se multiplique.

¿Justifica esto una inversión de 4 millones de dólares por parte de los anunciantes por 30 segundos de gloria en versión spot?
Tengamos en cuenta que según estudios el 50% de los televidentes solo encienden la televisión y sintonizan la Superbowl para ver los famosos anuncios del evento. Que no solo estamos hablando del potencial de una audiencia de 115 millones de espectadores tan solo en America, sino que también hablamos del evento televisivo más visto en todo el mundo. Además hay que añadirle el reciente poder de las redes sociales, los medios y la viralización de los anuncios durante la semana posterior al evento.  ¿Quién no ha leído al menos una noticia con los mejores anuncios de este evento tan desconocido en lo deportivo?

Un buen anuncio en la Superbowl, tan solo en Estados Unidos puede llegar a aparecer en concepto de Publicity pura y dura en más de 200 medios de comunicación. Súmale, entradas en blogs especializados, blogs pequeños, visitas en youtube, comentarios en Facebook, Twitter, vídeos en Instagram, radios… La era de la viralización puede llevar que la inversión de 4 millones, más el concepto de producción de 1 millón, tenga un ROI que cuadriplicaría los gastos de realización de un evento del tamaño y el coste de la Superbowl.

Skechers en 2012, incrementando el precio de sus productos, a través de una buena estrategia en Superbowl incrementó sus ventas un 26%.  Audi y Chrysler doblaron sus ventas y Audi consiguió asentarse definitivamente como marca de coches de lujo en 2006.

Otro dato, el 46% de los espectadores del show, son mujeres y se prevé que alcancen la paridad este mismo año. Sin embargo la tendencia, aunque cada vez más mitigada nos lleva a anuncios en ocasiones de tinte un tanto sexistas como el polémico de las hamburgueserías Carl Jr, que ya lleva más de 5 millones de reproducciones sin tan siquiera haber salido “al aire”.

¿Ahora qué opinas sobre la Super Bowl y su “otra competición”?

Puedes adelantarte y ver algunos de los anuncios de este año:

BMW i3- “Newfangled Idea”

Bud Light

Mercedes-Benz “Fable”

SNICKERS

Skittles

Millenials, esos consumidores

Merlijin Hoek. Flickr,CC

Merlijin Hoek. Flickr,CC

Si en el mundo del Marketing, del análisis del Consumidor y/o del mercado, o como quieras denominarlo hay una palabra que está de moda en los últimos meses, esa es Millenials. Dicho anglicismo horrible se refiere a una difusa generación, que en realidad no engloba a lo que realmente sería una generación propiamente dicha, que se enmarcaría entre los 20 y los 35 años. Una barrera difusa, que cada medio, especialista o gurú la coloca donde más le interesa o donde primero se le ocurre.

Sin embargo, este nicho si que tiene unos comportamientos marcados, provenientes de dos aspectos claros: el conocimiento de las interioridades del mundo de la comunicación y el marketing así como la participación de forma directa o pasiva de la creación y difusión de mensajes por parte de las marcas, así como por una crisis que atiza a la sociedad desde los últimos 50 años como bien narra el maestro Víctor Gil en su obra Crossumer, que data de 2007, pero cuya vigencia continúa y se ve representada en esta generación/grupo de consumidores.

Víctor Gil nos habla de una crisis no solo económica, sino más bien, una crisis que nos hace replantearnos la forma en la que los seres humanos han sociabilizado en los últimos siglos. Una crisis religiosa, ideológica, familiar, de la escuela y de los medios de comunicación que cuestiona cómo han sido y como son en la actualidad nuestras relaciones, tanto interpersonales como con las propias marcas.

Es por ello que en medio de una crisis, en la que la sociabilidad se ha perdido, a comienzos de siglo, estas personas que inician su andadura en el milenio, buscan una respuesta una sociabilización a través de las nuevas tecnologías y el incipiente Internet. Se refugian en ello, buscando una salida a un aislamiento que no soportan, necesitando ser parte de un grupo. La nueva sociabilidad como huída de la individualización, que n así, sigue patente.

La relación y la comunicación como base de la incomunicación. Nos creemos más sociales, siendo más insociables, pero a la vez queremos ser más sociables en el significado más antiguo de la palabra. Hay una necesidad de relación para comunicar la propia relación, en la que existe un referente, que es la comunidad.

Los procesos siempre son cíclicos. La tecnología cambia, mejora, avanzamos, pero nosotros pedimos una vuelta a los orígenes, a la anterior, a lo que siempre ha funcionado, mezclándolo con lo moderno. Lo tradicional, la madera, la sencillez. Queremos las cosas rápidas, que nos faciliten la vida, que nos hagan felices y que nos eviten pensar. Pagamos por bienes intangibles agregados a uno tangible, siempre que nos facilite la vida y se adapte a ese estilo que queremos llevar.

La crisis de la que habla Víctor Gil lleva a los Millenials a una búsqueda de lo auténtico, lo esencial, lo versátil, lo seguro. Todo dentro de una comunidad de intereses en común. Ellos compran aquello de lo que carecen, creyendo en los valores y en la pertenencia a un grupo o varios grupos. Es por ello, que a pesar del auge de lo online y su gran apego a todo lo móvil, siguen confiando en las marcas que les dan dichos valores y no huirán de aquellas tiendas y/o que les aporten un valor añadido y les hagan poder, en parte, comunicar los valores que con ellas comparten.

¿SEO o comportamiento del usuario en Internet?

Brian Snelson, Flickr, Licencia Creative Commons

Brian Snelson, Flickr, Licencia Creative Commons

 

El término SEO sigue en boca de la gente, pese a que muchos lo querían dar por muerto hace ya mucho tiempo. Pero más allá del SEO o el Posicionamiento Web, deberíamos hablar más bien del comportamiento del usuario en Internet, que es realmente lo que da valor al trabajo de un SEO eficiente. Esa capacidad de ver qué es lo que demanda el cliente y cómo lo demanda, no es hacerle venir hasta nosotros; es más bien, ir donde ellos ya están.

Por ello hay que saber muy bien qué demanda y cómo se comporta el internauta, cuales son sus tendencias de búsqueda. El análisis de las tendencias de búsqueda es una parte vital del trabajo, no solo del SEO, sino también de todo aquel inmerso en la Estrategia Digital de una empresa que ya no es una parte de la estrategia de la empresa, sino que entra dentro del “core” de la estrategia empresarial.

Si juntamos Internet, nuevas tecnologías, necesidad de comprar y de vender, podemos exponer muy a las claras un caso de las tendencias que fluctúan en el día a día en la red. Esa necesidad de vender constantemente por parte de las empresas y del público por verse renovado y comprar, se entrelazan dentro de ese “palabro” llamado obsolescencia programada. ¿Qué es la obsolescencia programada? Es la decadencia de un producto en su línea de vida como tal, el momento en el que un producto acaba su vida útil de manera programada para seguir con el continuo ciclo de compra-venta.

Bien es sabido que Apple ha aplicado muy bien esta obsolescencia programada a todos los niveles. Por una parte, tiene una masa crítica muy amplia dispuesta a pagar cada cierto tiempo por sus últimas novedades. Por otra parte, hace que sus dispositivos y gran parte de su software sea inservible en un periodo de X tiempo para aprovecharse de la lealtad hacia su marca.

Las tendencias y el público lo muestra esto muy bien cada 12 meses. Momento en el que anteriormente Steve Jobs y actualmente Tim Cook se suben al estrado en Cupertino a presentar sus últimas novedades, que coincide con su producto estrella: el iPhone.

Aquí es donde cientos de miles de personas, sienten caer el poder de la obsolescencia sobre sus terminales, bien sea por una estrategia de Apple de ralentizar sus móviles o bien por esa necesidad de consumo, de ego o de estar a la última. Cualquier excusa vale para cambiarse al nuevo gadget de la compañía de la manzana.

Google Trends nos lo muestra a las claras. Coincidiendo con la keynote de Apple y la presentación del nuevo terminal se multiplican las búsquedas relacionadas con el funcionamiento del iPhone, concretamente con la velocidad que es la mayor virtud del terminal merced a iOS. En el gráfico de tendencias se muestra muy a las claras los puntos de mayor nivel de búsqueda de los términos “iPhone lento” o “iPhone Slow”.

Este es el poder Apple, del iPhone y también muestra el poder que tiene el público sobre sus búsquedas. Estar donde el público está, salir a buscarlo y que nos encuentren; en definitiva, dejar al margen las casualidades.

Marketing de Contenidos III: Habla como tu cliente

uno entre tantosbyMarkFischer.jpg

 

La palabra, más bien las siglas de un anglicismo, SEO es uno de los palabros que más resuenan en las mentes de todos aquellos inmersos en el mundo de la digitalización y de la importancia en todos los sentidos de la misma. Traduciendo viene a decir Search Engine Optimization, lo que bajando a un nivel más de suelo vendría a querer decir “Optimización de Motores de Búsqueda”, lo cual sigue siendo difícil de asimilar, si bien, Dios Google, sabe muy bien lo< que quiere decir y como lo hace, aunque muchas veces, nos vuelva loco con sus cambios.

(más…)