APPS, ¿contenidos útiles o inútiles para las marcas?

APP

La evolución del mundo online va a una velocidad vertiginosa. Es uno de los sectores que más han avanzado en los últimos años. Y continua haciéndolo.

Uno de los aspectos esenciales que nos ha traído el sector de las TICs es que nos facilitan la vida. Las APPs son una de estas herramientas que contribuyen a ello. Y las marcas quieren aprovecharse de ello. Pero creo que tienen que tener claro que todo no vale.

Nos facilitan información en tiempo inmediato y en cualquier lugar sobre muchos temas. Pero, ¿qué tipo de información?

El mercado está saturado de estas herramientas y cada día se crean más, y seguirán haciéndolo. Ahora bien, solo subsistirán las que contengan contenidos interesantes y útiles. Y ahora creo que eso no ocurre en la gran mayoría de ellas.

Los contenidos son la parte esencial a la hora de gestionar las marcas de una manera eficaz. Aunque veamos que una acción de comunicación tiene tintes publicitarios, si los contenidos son interesantes, están bien trabajados y presentados, el impacto será positivo. En caso de que los contenidos no aporten valor al receptor, el resultado no será óptimo.

Las APPs tienen un reto interesante en este apartado. En el mercado proliferan las que generan contenidos, que a priori son interesantes y hasta nos parecen necesarias para nuestro día a día, pero que con el tiempo nos damos cuenta de que no nos aportan nada. Y sin embargo tenemos los smartphones llenos de ellas, sin usarlas.

Lo mismo que la publicidad y el marketing se han tenido que “reciclar”, el mundo de los “complementos” tecnológicos que existen en el mundo online tienen que repensar para qué sirven, qué tienen que ofrecer, cuáles son los objetivos de su existencia… y las marcas son las que deben de ayudarles a encontrar ese camino.

Sinceramente creo que se genera un montón de contenido inútil y que existe demasiado “ruido” creado por este avance tan rápido de las TICs. Si los que trabajamos en branding no nos preocupamos de generar contenidos interesantes y válidos, de tener claro para qué sirven, nuestro trabajo tendrá mucho más complicado generar eficacia en la comunicación de marcas. Hay que generar menos contenidos pero más eficaces.

Y todo ello lo razono con otro argumento. El ser humano cada vez es más impaciente. Queremos todo para ¡YA! Existe mucha información y poco tiempo para gestionarla. Las marcas deben ser muy eficaces en la generación de contenidos para sus públicos, facilitarles su localización y disponibilidad, y eliminar lo superfluo, lo que no interesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.