No sólo un milagro

ILNY.jpg
I want to be a part of it – New York, New York!


Decir que los lugares son también marcas es un tanto obvio a estas alturas. Las marcas-destino, de origen, el marketing ciudad, etc. son categorías muy mencionadas entre los que trabajamos en el mundo de la comunicación. El branding se basa en dirigir y gestionar las experiencia y emociones de los públicos; ¿y qué hay más emocional que una ciudad, región, nación…?
Como cualquier marca, una ciudad es una red de ideas, sentimientos y relaciones en constante movimiento, con múltiples significados para los públicos que interactúan en ella. No obstante, es indispensable saber buscar aquellos atributos que resuman toda esa amalgama de conceptos y percepciones, para que la esencia de la marca-ciudad logre ser fácilmente reconocida y diferenciada.
Algunas urbes llevan décadas tratando de buscar su lugar en la mente y el corazón de los públicos. Comenzando por los ciudadanos (su verdadero flujo de vida) hasta llegar a los turistas, algunas han logrado convertirse en las marcas más potentes y reconocidas del mundo (con permiso de Coca Cola). New York es una de ellas, quizá la más relevante.
Esperé hasta terminar los créditos cuando fui a ver Plan oculto (no porque me las dé de cinéfilo, sino porque me enganchó la sugestiva banda sonora), la última de Spike Lee, director neoyorquino donde los haya, y me encontré con un curioso sello que jamás había visto antes en una película: Made in New York. No sólo es una producción de hollywood, es un producto de la “Gran Manzana” con todo lo que conlleva: multiculturalidad, dinamismo, fuerza, un toque intelectual, un humor cínico y con toques de resignación…
Estoy seguro de que hay muchas ciudades en el mundo que poseen esos componentes en mayor grado, pero New York ha sabido “vendérnoslo” mejor. El cine ha sido su gran aliado en la labor de posicionar su marca: el mencionado Lee, Woody Allen, Billy Crystal, De Niro. Pronto llegará Stone a nuestras pantallas a contarnos la última mirada en lo que se ha definido como El milagro de New York (Miracle of New York) tras el trágico 11S.
Nueva York ha sabido construir su posicionamiento y transmitirlo a través de un medio concreto (el cine). Destacaría otra maravillosa ciudad que también lo ha logrado: Hong Kong. Más cerca podemos encontrar ejemplos de estrategias más modestas, pero no por eso menos acertadas; por poner dos: Bilbao y las artes (con el Guggenheim como icono), o Donostia-San Sebastian y su sound .

3 respuestas a “No sólo un milagro”

  1. Juan Luis Azkarate dice:

    No he visto la peli, Asier, pero es posible que ese “Made in NY” signifique una declaración de distanciamiento con respecto a Hollywood. No hay que olvidar que Los Angeles (tan bien retratada, por lo visto, en la película “Crash”) y NYC, cada una situada en una esquina de USA, tienen connotaciones socio-político-culturales completamente diferentes.
    Es una hipótesis.

  2. Asier dice:

    Una hipótesis muy acertada en mi opinión.
    Hace años que el cine de “autor” intenta distanciarse del “mainstream” Hollywood; New York se ha convertido en la referencia por antonomasia de un cine más sesudo y oscuro, y con un humor más “europeo”. Puede que a través de películas como Crash se quiera romper estereotipos sobre los Ángeles (lujo, juergas, playas…)
    Sin duda, el cine es un medio esencial para crear marca-ciudad/país, sobre todo porque utiliza todo tipo de clichés y tópicos en pos de la simplificación.

  3. Juanjo Brizuela dice:

    Otro ejemplo muy interesante y de rabiosa actualidad es el esfuerzo a todos los niveles por el reposicionamiento de la Marca “Alemania”.
    Desde el cambio de gobierno nacional con la canciller Angela Merkel, se está “reinventando” el país y un “producto” que está sirviendo de vehiculo de cambio es el mundial de fútbol.
    Uno de los intentos gubernamentales es demostrar al mundo la nueva realidad de Alemania y su apuesta por competir con otros “lugares” y situarse a la cabeza mundial.
    Hay un interesante artículo aparecido el pasado 4 de junio en El País donde se reconoce la “exigencia” de “definir de nuevo Alemania : una Marca y una impronta”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.