BrandIllusions: La erótica de las marcas

eros

Me quedo con esa definición del término erotismo que lo define como una respuesta a la búsqueda de la interacción social, de la atracción e incitación entre personas, utilizando dentro de su táctica, señales sonoras y visuales con una simbología muy “sim gular”. Ya lo mencionaba en un post anterior, las marcas territorio, como ejemplo, pueden ser vistas, analizadas y descritas desde el punto vista de su identidad sexual, femenina en el caso de Donostia-San Sebastián, conclusión a la que pude llegar después de realizar un exhaustivo y profesional estudio que se basó en la observación y detección de los nodos asociados a su personalidad. Esto, en resumen, se puede traducir como un acto de inspiración, surgido desde la memoria y la experiencia en un momento del día en el que tomando un café, acompañado de la clásica repostería del día y con la nariz pegada al enorme ventanal del local donde había buscado cobijo, pude disfrutar de las espectaculares vistas de una ciudad que descaradamente se exhibía más atractiva y sensual que nunca, y de la que, entre nosotros, no puede evitar imaginarla cargada de erotismo.

Pero, cuál puede ser el poder y por consiguiente el objetivo más perseguido por las marcas en su relación con sus públicos que inspirarnos y emocionarnos para hacernos construir historias que nos lleguen al corazón y por qué no, a otras partes del cuerpo.

Deseo, pasión, atracción… son algunos de esos conceptos que utilizamos habitualmente en el ámbito de la comunicación y del branding. Su significado, siendo tan claro, tiende a diluirse debido al contexto de los mensajes, al tono de las palabras, al simbolismo de las imágenes, a nuestro encorsetado sistema de códigos que censura, quizá inconscientemente el verdadero motivo de nuestros actos, el temor a mostrarnos excesivamente humanos. Por decirlo de otra forma, “somos unos acojonados”.

Las marcas, tanto las que determinan su relación en el ámbito de las empresas (B2B) como las que llegan hasta el consumidor final (B2C), no deberían dejar escapar la oportunidad de mostrar a sus audiencias o públicos, determinados guiños y gestos que les son propios, características humanas que están muy presentes pero se muestran poco visibles y que, bien gestionadas, podrían colocar a esas mismas marcas en un lugar de privilegio donde la razón manda pero no domina, un espacio donde la capacidad para gestionar las emociones termina por transformar la imagen y percepción que tenemos de ellas, un nuevo entorno donde los símbolos se convierten en iconos, la información de la marca se convierte en objeto de relación, el simple reconocimiento en lealtad, lo genérico en único, el estilo en personalidad, la mera exposición en narración, la presentación en caricia, la promesa de calidad en un toque de sensualidad, en definitiva, los productos-servicios en marcas y las marcas utilizando los códigos de un erotismo sincero y transparente, en lovemarks.

Nota: Siendo EROS, el dios responsable de la atracción sexual, del amor, venerado también como un dios de la fertilidad, podríamos decir que hay marcas, en particular una muy cercana, con ese sello, ese rasgo de erotismo en su identidad verbal, una característica que por sí sola ya la hace más atractiva.

– EROS KI (a partir de aquí, está todo por construir)

Merchandising-a, opari bat baino gehiago

aga

Bulegoan zaude?

Begiratu zure ingurura momentu batez eta zenbatu ikusten dituzun boligrafo, kuaderno, USB memoria eta egutegiak,? Eta zenbat dira “propagandakoak”?

Hitz egin dezagun zuzentasunez, zenbat dira inguruan ditugun “Merchandising” produktuak.

Munduko futbol talde ospetsuenetakoa den FC Barcelonak adibidez, futbolerako baloietatik hasi eta imagina dezakezun azken tontokeria ere egin dezake: albornoz bat, hauts ontzi bat, sardezka bat, platerak, umentzako body-ak…

Zentzuzko edo zentzu gabeko izateaz haratago, funtsean, merchandising-a lizentziaturik dagoen produktua izendatzeko erabiltzen da, imagina, marka edo logo baten pean.

Guk ere sarri egin izan ditugu horrelako lanak, azkena adibidez AGA-rekin batera mobilak kargatzeko bateria eramangarria hau diseinatuz, edo Mondragon Unibertsitaterako edalontziak:

taza

Argi daukadan gauza bakarra zera da: Merchandising-a izendatzeko erabiltzen dugun “propaganda” hitzetik, guztiz despektibotzat jotzen dudana, urrun behar duela produktuak. Kanpainaren parte delarik, marka irudiarekin norantza berean behar du, zuzen eta zintzo.

¿SEO o comportamiento del usuario en Internet?

Brian Snelson, Flickr, Licencia Creative Commons

Brian Snelson, Flickr, Licencia Creative Commons

 

El término SEO sigue en boca de la gente, pese a que muchos lo querían dar por muerto hace ya mucho tiempo. Pero más allá del SEO o el Posicionamiento Web, deberíamos hablar más bien del comportamiento del usuario en Internet, que es realmente lo que da valor al trabajo de un SEO eficiente. Esa capacidad de ver qué es lo que demanda el cliente y cómo lo demanda, no es hacerle venir hasta nosotros; es más bien, ir donde ellos ya están.

Por ello hay que saber muy bien qué demanda y cómo se comporta el internauta, cuales son sus tendencias de búsqueda. El análisis de las tendencias de búsqueda es una parte vital del trabajo, no solo del SEO, sino también de todo aquel inmerso en la Estrategia Digital de una empresa que ya no es una parte de la estrategia de la empresa, sino que entra dentro del “core” de la estrategia empresarial.

Si juntamos Internet, nuevas tecnologías, necesidad de comprar y de vender, podemos exponer muy a las claras un caso de las tendencias que fluctúan en el día a día en la red. Esa necesidad de vender constantemente por parte de las empresas y del público por verse renovado y comprar, se entrelazan dentro de ese “palabro” llamado obsolescencia programada. ¿Qué es la obsolescencia programada? Es la decadencia de un producto en su línea de vida como tal, el momento en el que un producto acaba su vida útil de manera programada para seguir con el continuo ciclo de compra-venta.

Bien es sabido que Apple ha aplicado muy bien esta obsolescencia programada a todos los niveles. Por una parte, tiene una masa crítica muy amplia dispuesta a pagar cada cierto tiempo por sus últimas novedades. Por otra parte, hace que sus dispositivos y gran parte de su software sea inservible en un periodo de X tiempo para aprovecharse de la lealtad hacia su marca.

Las tendencias y el público lo muestra esto muy bien cada 12 meses. Momento en el que anteriormente Steve Jobs y actualmente Tim Cook se suben al estrado en Cupertino a presentar sus últimas novedades, que coincide con su producto estrella: el iPhone.

Aquí es donde cientos de miles de personas, sienten caer el poder de la obsolescencia sobre sus terminales, bien sea por una estrategia de Apple de ralentizar sus móviles o bien por esa necesidad de consumo, de ego o de estar a la última. Cualquier excusa vale para cambiarse al nuevo gadget de la compañía de la manzana.

Google Trends nos lo muestra a las claras. Coincidiendo con la keynote de Apple y la presentación del nuevo terminal se multiplican las búsquedas relacionadas con el funcionamiento del iPhone, concretamente con la velocidad que es la mayor virtud del terminal merced a iOS. En el gráfico de tendencias se muestra muy a las claras los puntos de mayor nivel de búsqueda de los términos “iPhone lento” o “iPhone Slow”.

Este es el poder Apple, del iPhone y también muestra el poder que tiene el público sobre sus búsquedas. Estar donde el público está, salir a buscarlo y que nos encuentren; en definitiva, dejar al margen las casualidades.

Oda a Pepephone

oda-a-pepehone

Tengo un móvil en Pepephone. Hace un par de años conseguí escapar del horror de una compañía de las grandes (no la menciono porque éste no es un blog personal), donde me estafaron un par de veces. No sé si habrán cambiado las cosas, pero entonces  el servicio vía teleoperadores era un infierno, y en una ocasión hasta me obligaron a enviarles un fax para explicarles no sé qué. Pero conseguí librarme del yugo y salí de allí.

Antes de continuar, he de aclarar que soy de perfil tecnológico bajo. No me vuelvo loco a la hora de elegir compañía telefónica, modelo de móvil, ordenador portátil ni tablet. Y se me puede engañar relativamente fácil; como a la mayoría, vamos.

Cuando llegó el momento de tener que decantarme por otra operadora, un familiar me comentó la opción de Pepephone. Segunda aclaración: no soy de entusiasmarme fácilmente con las lovemarks; no me veréis haciendo cola bajo una nevada ante en el Apple Store de Manhattan. Con estas credenciales, ni geek ni fashionista, parecía que era una buena opción para un tipo corriente como yo. Pero he de confesar que con el tiempo Pepephone, me ha encandilado.

Por un lado están sus principios. No es el único caso, y puede que ya no sea tan novedoso, pero fue de los primeros en apuntarse a los postulados de las marcas cínicas, que se decantan por un estilo comercial poco  agresivo (no confundir con descuidado o poco trabajado) y por tratar al usuario como un adulto con ciertas dosis de descreimiento.

Nunca te llaman para atosigarte si decides cambiar de compañía, ni te ofrecen el último modelo de Smartphone a cambio de prolongar la permanencia. Tienen unas tarifas razonables, y cuando quieres entras y cuando quieres sales. Sin hacer ruido.

Esta es la principal razón y la segunda es…su comunicación. Sobre todo, esas cartas que de tanto en cuanto, solo cuando hay algo realmente importante que comunicar, recibimos sus clientes por e-mail.

pardillos

La última, a cuenta del lío que se ha montado en torno al acceso al 4G. ¡Qué copy tan bien redactado!, qué bien explicado el proceso mediante acertadas metáforas, y con qué elegancia hacen referencia al resto de compañías involucradas en el embrollo. No se me escapa que, como operadora virtual que es, depende de esas otras grandes marcas que son sus proveedores tecnológicos; pero estaréis conmigo en que entre comunicarlo de forma correcta o de forma brillante hay un abismo.

Creo que es un ejemplo a seguir, la apuesta por la comunicación transparente, directa,  diciendo siempre la verdad y tratando de no esconder nunca información, aunque se reconozcan las meteduras de pata. Esta debería ser siempre la dirección a tomar en comunicación de marca.

Cuando pienso en Pepephone creo que todavía hay esperanza.

BRANDILLUSIONS: Cada marca lleva su número a la espalda

AZK, number one

AZK, number one

Desde la táctica 4 – 3 – 1 – 2, hasta los goles a favor o en contra, los números en su manifestación más minimalista, la que se define en el sistema decimal, forman parte de nuestro entorno, miremos donde miremos. Se podría decir que es lo último que vemos cuando nos acostamos al despedir el día y lo primero que advertimos cuando nos levantamos. Cualquier llamada en Internet utiliza el gancho del número para darle al mensaje la clarividencia necesaria para ser una opción más creíble:

– 25 claves para parecer más joven

– 5 formas de usar un pareo

– 31 ideas para mejorar tus búsquedas de información en un solo día

– 13 claves para ser feliz según un profesor de Harvard

Incluso podemos encontrar información sobre los 13 números más famosos de la historia. Éstos, en su dimensión más real y tangible, son las pautas que marcan el ritmo de nuestras vidas; tiempo, posición, orden, potencia, distancia, éxito, fracaso, es el sistema imprescindible para comprobar que estamos aquí y seguimos vivos. Sin embargo, qué hay de su interpretación metafórica, simbólica. Podemos encontrar ejemplos de su utilización de forma enigmática en infinidad de lugares. En la Sagrada Familia encontramos el denominado cuadro mágico, formado por números colocados en casillas alineadas en tantas filas como columnas, cumpliendo esta curiosa propiedad: la suma de los números situados en cada fila, columna o diagonal del cuadrado, en todas ellas da el mismo resultado, 33.

Lo mismo podría decirse de las letras, caracteres construidos a lo largo del tiempo para permitirnos edificar algo más grande, la comunicación. Hasta ahora, en el proceso de construcción de una marca, en la definición de su personalidad, en la creación de su emblema o logotipo, los elementos gráficos (letras y números) se expresan en aspectos visuales y formales más que en aspectos alegóricos. Por lo tanto, se trata de prestar más atención a esta actividad, la numerología, que algunos denominan ciencia, otros arte y que ya desde la antigüedad se utilizaba como práctica y enseñanza en el conocimiento esotérico.

Quizá venga de lecturas recientes, (ORICALCO de Julio Murillo) quizá de las innumerables interrogantes que nos van asaltando por el camino, pero uno, empieza a creer que las cosas tienen un significado más allá de lo aparente. Sobre este asunto, los antiguos egipcios y hebreos ya utilizaban diferentes métodos como la geometría para calcular e interpretar el sentido y valor de los números íntimamente ligados al valor de las letras, con el fin último de alcanzar el conocimiento de todas las cosas. No pretendo hacer cátedra con un asunto del que desconozco tanto como a mí mismo, pero tanto en nuestros cursos y charlas sobre branding, como en la práctica y metodología, un tema recurrente son los arquetipos de Carl Gustav Jung, adaptados al mundo de las marcas, me parecía interesante aprovechar ese conocimiento, que respeto y acato por su verosimilitud, pero de la que omito para este ejercicio toda efectividad, ya que mi pretensión no excede a la de un juego que nos permita ver las marcas desde otra perspectiva “más esotérica” y menos racional del branding.  Si Pitágoras y todos sus fans creían a pies juntillas que todas las cosas son en esencia números, nosotros nos hacemos eco de esa reflexión convertida en teorema para conjugar dichos elementos, traduciendo los nombres de las marcas en números y así poder entender su significado más oculto y descubrir su verdadera personalidad.

Después de este análisis, ya no debería preocuparnos el hecho de que nos repitan una y otra vez, que somos un 0 a la izquierda, parece ser que representa el inicio de todo.

Hemos realizado el ejercicio con el nombre de dos marcas muy notorias que todos reconoceréis a partir de este cuadro:

Relación-numeros-letras

AZK / 1+8+1= 10 / 1+0= 1

APPLE / 1+7+7+3+5= 23 / 2+3=5

Nota: Interpretando el papel de vidente, os invito a realizar el ejercicio con las letras de vuestro nombre y apellidos o el de la empresa a la que representáis para que podáis ver cuál es el número que lleváis a la espalda. Si no os sentís identificados con el que os corresponde y queréis cambiarlo, podéis poneros en contacto con nosotros, sabemos cómo hacerlo.

Personalidad de las marcas

  1. Pionera: Líder natural, seguro de si mismo emprendedor, intelectual, independiente. Busca soluciones originales. Muestra decisión y coraje frente a los problemas.
  2. Discreta: Tímida, introvertida, sensible. No le gusta llamar la atención. Cómodo en entornos naturales. No soporta la vulgaridad ni las discusiones.
  3. Jovial: Optimista, sociable, creativo y con talento. Popular y reconocido en su entorno. A gusto con niños, en familia y en la naturaleza. Huye de la rutina.
  4. Realista: Ama el orden. Acostumbrada al esfuerzo. Sentido común, responsable, disciplinada, leal. Le cuesta comunicarse.
  5. Aventurera. Sociable, le gusta hacer nuevas relaciones. Es curiosa y de mente ágil pero nerviosa y algo inconsciente. Detesta la rutina disfruta con los viajes.
  6. Familiar: Afectiva y compasiva en la ayuda a los demás. Equilibrada, honesta y sensible. Confía en sus propias fuerzas y capacidades, pero a veces es autoritaria.
  7. Espiritual: Introvertida, filósofa. Poco sociable, de apariencia fría pero profunda y sensible. Busca el conocimiento en el aislamiento.
  8. Ambiciosa: Fuerte mental, física y espiritualmente. Dominadora. De voluntad inquebrantable. Consigue lo que se propone. Capacidad de organización, magnetismo y sentido de la justicia.
  9. Humanitaria: Altruista, exigente. No tolera la injusticia. Inteligente, creativa, sensible y con un don para la clarividencia. De altos ideales.
1...10...1819202122...304050...66