Eta zuk…telebista ikusten duzu?

video-on-demand

 

Garai batean oso cool gelditzen zen telebistarik ez duzula ikusten esatea. Are gehiago “etxean ez daukat telebistarik” aitortzea. Jende lanpetuaren aitortzat hartzen zen, alferrik galtzeko denborarik ez duen pertsona garrantzi eta bereziena.

Laster batean zaila izango da galdera honi erantzutea, galdera beraren formulazioa beharbada zaharkitua geldituko delako.

Gazteen erdiek (16-24) ez dute ikusten telebista zuzenean, eta ikus-entzunezko edukiak Netflix, Wuaki tv, Yomvi, Atresplayer, Total Channel, Mubi, Prime, Hulu, HBO Now, Youtube Red edo Amazon bezalako plataformen bidez kontsumitzen dute. Edo Torrent eta antzerako artxiboen bidez jaitsita, noski.

2014ean ikusleen %51k jarraitu zuen Game of Thrones Canal+etik; 2015ean, aldiz, kopurua %32ra jaitsi zen, gaur egun ikusleak erabakitzen baitu noiz, non eta nola, zer gailutik, ikusten duen bere serie, saio eta film gustukoena.

Eta zuzeneko erretransmisioak, kiroletakoak adibidez? Hemen ere nobedadeak datoz. 8TV telebista kate katalanak hile honetan izan da Espainiako lehena zuzeneko emisioa egiten Twitterren Periscope aplikazioaren bidez, duela gutxi hasi den Periscope Producer zerbitzuaren bidez, zehazkiago.

Kultura aldaketa hauek negozio batzuekin bukatzen ari da. Telebistako publizitate tradizionala gorriak ikusten ari da eta Estatu Batuetan kalkulatzen da urtebetean kable bidezko telebistek 1.000 milioi dolar galduko dituztela, ‘Cord Cutting’ (Kablea Moztu) fenomenoaren karira datozen 12 hilabeteetan 800.000 bezeroen kable telebistako harpidetzak bertan behera geldituko direlako, streaming eta online emisioen mesedetan.

Euskarri berriek kontsumo berria ekarri dute, ‘video on demand’ izenekoa. Programazio malgua, definizio altuan eta multigailua eskatzen duena. Interneteko konexioa ematen duten enpresen pagotxa.

 

Puntua aldizkarian argitaratua, 2016ko urriaren 21ean.

 

La Realidad Virtual, una industria en auge

realidad-virtual-web

Siguiendo con las actuales tendencias y futuras, un término que mencionamos en un post anterior era el de la realidad virtual. Como comentamos, y como ya se afirmó en el pasado Mobile World Congress 2016 de Barcelona, la realidad virtual, junto con los wearables, son tendencia.

Pero para empezar, ¿qué es la realidad virtual? Con la realidad virtual conseguimos un entorno generado informáticamente, mediante el cual se hace sentir al usuario que está inmerso en un entorno real. Este entorno es visualizado normalmente a través de unas gafas y siempre puede ir acompañado de otros accesorios como pueden ser trajes o guantes, los cuales hagan multiplicar la experiencia que se está viviendo.

Según un informe realizado por Deloitte, este año será el primero en el que esta industria de la realidad virtual supere los 1.000 millones de dólares, procedentes de la venta hardware y de contenidos. Aunque también este año está siendo de experimentación para muchas empresas.

Muchas empresas están intentando sacar partido a esta nueva tecnología, sobre todo en el sector de los videojuegos. Pero incluso Los Simpson han celebrado el lanzamiento del capitulo 600 de la serie mediante realidad virtual. Durante 45 segundos, podemos ver un fragmento del episodio utilizando dispositivos tipo Samsung Gear VR, Oculus, HTC Vive o el recientemente lanzado PlayStation VR. Aunque también es posible visualizarlo utilizando el Smartphone y una aplicación especializada (Google Spotlight Stories) que permite ver lo mismo moviendo el móvil de un lado a otro, en este caso se pueden utilizar las Google CardBoard con las cuales conseguiremos una experiencia es más real.

También existen experiencias hiper reales utilizando la realidad virtual como la de Ghostbusters Hyper-Reality Experience, una experiencia de The Void disponible en el Madame Tussauds de Nueva York. En este artículo se cuenta cómo se vivió en primera persona este impresionante “juego”.

Aunque las aplicaciones comentadas y las más comunes son puramente de entretenimiento y del mundo de los videojuegos, el creador y fundador de New Horizons VR, Edgar Martín-Blas, asegura que sus clientes demandan cada vez más contenidos de marketing y publicidad.

Podemos decir que este mundo de la realidad virtual actualmente no tiene límites, y los sectores en lo que se puede aplicar pueden ser muchos. Por ejemplo, en el turismo, para poder visitar cualquier parte del mundo; en la industria textil, en donde se podría utilizar para probar diferentes modelos de ropa; en el sector industrial, en donde poder manejar maquinaria y componentes de manera virtual e inalámbrica; y como éstos, muchos más.

No perderemos detalle de todos los nuevos avances que se realicen en este ámbito de la realidad virtual y toda la industria que lo rodea.

Nuevas redes sociales y posibilidades publicitarias

nuevas-redes-sociales-y-posibilidades-publicitarias

 

Las redes sociales son ya un elemento común en nuestra vida y los negocios las han convertido en clave para su publicidad. Es un hecho que todo el mundo, desde que se levanta, se conecta a Twitter o Facebook. Asimismo, a lo largo del día, consultan Instagram, Snapchat, Whatsapp, YouTube, Tumblr, Google+… Es más, las llevan a cualquier sitio en el móvil. Algo de lo que las entidades ya han comenzado a beneficiarse, por todos los provechos que llegan a reportarle. Y es que introducir publicidad online permite acceder a muchas personas, de una manera sencilla y completamente integrada en su modo de vida. Últimamente, estamos asistiendo a la irrupción de nuevas redes sociales y posibilidades publicitarias.

Lo más común ha sido, hasta ahora, que las empresas hayan elaborado páginas para promocionar sus productos en Facebook, o bien se añadieran hashtags en Twitter. El invertir en anuncios en cualquiera de estas redes sociales ha sido también habitual, con lo que cientos o miles de personas han visto aquello que se quería presentar.

Sin embargo, todo este es un mundo que se encuentra en continua evolución por lo que, de manera paralela, han comenzado a estar disponibles otras redes sociales con las que se puede llegar a un público diferente.

Otras redes que debes conocer

Para una empresa, alejarse de las principales páginas que nos conectan, quizás pueda parecer poco interesante y algunas como Snapchat pueden juzgarse, incluso, extrañas o en las que no tiene sentido invertir. Y es que ésta, por ejemplo, donde lo que se publique desaparecerá en unas horas, no parece el mejor lugar para estar presentes, entre otros motivos por ser tan efímera. Sin embargo, aunque parezca imposible, su éxito es enorme, por lo que, incluso, Instagram ha decidido casi copiar el sistema y crear Instagram Stories, donde también, tras 24 horas, las imágenes se pierden.

¿Por qué invertir en estas nuevas redes?

Al tener la fracción más grande del tráfico, la mayor parte de la publicidad en redes sociales que hacen las empresas se suele concentrar en Facebook o Twitter. Y, justamente por ello, si inviertes en las nuevas puedes tener más éxito, al encontrarse menos masificadas.

Del mismo modo, tienen diferentes formatos para anunciar los productos, normalmente, evitando publicidad invasiva que tanto desagrada, por lo que es muy fácil alcanzar los objetivos que persigues y los ratios deseados. Asimismo, usar diferentes elementos de oferta, como la geolocalización o filtros patrocinados, permite cierta exclusividad para algunos usuarios, lo que favorece el intercambio y la conexión con los posibles clientes, de una manera muy directa y usando la viralidad que reduce los costes.

A esto hay que añadir otro hecho que no debe olvidarse: una misma persona que use redes sociales diferentes, normalmente, lo hace también de diferente manera. Por ello, el público al que se podrá acceder será distinto o estará predispuesto a otro tipo de consumo.

¿Quiénes las han usado?

Quizá, visto desde fuera y por su funcionamiento, pueda parecer que estas no son serias o son poco interesantes para abrir nuestros negocios en y a ellas. Sin embargo, grandes entidades ya han inaugurado sus cuentas, al entender las posibilidades que ofrece interactuar, de otra manera, con los usuarios. McDonald’s, por ejemplo, comenzó a enviar pequeños vídeos mediante Snapchat. Apenas duraban diez segundos, pero eran exclusivos y exóticos, comparado con lo que presentaba en otros lugares donde también se publicitaba.

Del mismo modo, General Electric abrió su cuenta con el astronauta Buzz Aldrin. Lo que pretendía era conseguir ponerse en contacto con un público más joven, al cual le era difícil llegar, por lo que decidió presentar en esta red las zapatillas con las que conmemoraba el primer alunizaje. De esta manera tan simple, se logró que los usuarios de menor edad sintiesen que también habían participado en esta espectacular misión.

Y es que redes diferentes requieren estilos publicitarios distintos, pero también permiten llegar a un público al que, quizás, no habrías podido alcanzar de otra forma. Por ello, decidirse a entrar en ellas, puede ser interesante, sobre todo si tenemos en cuenta las posibilidades que ofrecen como, por ejemplo, la posibilidad de diseñar descuentos exclusivos a determinados seguidores. Estos, al no estar disponibles tras más de 24 horas -una vez se hayan colgado-, hace que la velocidad con la que pasará de móvil a móvil sea endiablada, convirtiéndose en las redes sociales virales por antonomasia.

En definitiva, aunque menos conocidas que otras, lo cierto es que estas se están convirtiendo en elementos clave para la publicidad. Las posibilidades y la viralidad que ofrecen, permiten formatos distintos a los que las empresas han estado acostumbradas hasta ahora, cuando han querido entrar a enseñar en Internet lo que ofrecen.

Las tendencias de marketing digital se están dirigiendo en este camino para evitar la sobreexposición en otras redes más concurridas. Por ello, adentrarse en estas se hace imprescindible, con el fin de acceder a su público.

Storytelling para vender

storytelling-para-vender

En esta época del Big Data, el SEO on page y el Ad Blocking conviene pisar tierra de vez en cuando y volver a poner en valor las relaciones personales, de tú a tú, para aprender de los procesos de venta. En relación a este tema, voy a contar una historia real de storytelling para vender que me ocurrió a mí una mañana de agosto.

Iba a comprar el pan y noté que, para ser agosto, había bastantes personas yendo y viniendo por las calles del centro de Arrasate. Se notaba a la gente sonriente y alegre, influenciada por el sol y las vacaciones.

_ “¿Puedes ofrecerme 5 minutos de tu tiempo?”

Fue lo que me preguntó, de repente, un joven treintañero con pintas de universitario.

Normalmente, a las personas que intentan en la calle venderte algún producto, recoger firmas o conseguir una suscripción se les suele ver a la legua. Pero esta vez no me di cuenta y me pillaron por sorpresa. Porque sí, yo también soy de los que a menudo cruzo de acera, finjo tener prisa o me hago el sueco. A veces desconfías y otras veces prefieres no poner a prueba tu conciencia ante una campaña con la que te podrías identificar. No fue el caso, porque, como te digo, no me dio ni tiempo.

Tras mostrarme las preceptivos credenciales, me explicó que era de una organización, tipo ONG, que trabaja en la ayuda a los refugiados. “Gracias, eres el primero que se para en una hora”. Desde el primer momento me pareció un tipo que transmitía confianza, buena persona y profesional competente. Me explicó que hacía pocos días había llegado de Camerún (los mayores desplazamientos de refugiados ocurren dentro de África) y me preguntó si estaba dispuesto a colaborar  con 50 céntimos al día.

Para reforzar su argumentación me enseñó un sobre que contenía un complemento alimenticio, al parecer, muy eficaz para atajar la desnutrición infantil. “Cada sobre cuesta 25 céntimos y, en pocos días, consigue acabar con la desnutrición”, me explicó.

A fin de concretar aún más mi hipotética colaboración, me propuso un periodo de cuatro meses de cooperación, con una aportación de 15 € mensuales, sin ningún tipo de compromiso a largo plazo, y con la posibilidad de interrumpirlo incluso antes de cumplidos esos 120 días.

Para terminar, me convidó a ver mediante TV a la Carta un reportaje sobre refugiados en el que explicaban cómo trabajar la organización sobre el terreno.

No desvelaré si, finalmente, me convertí en colaborador temporal de esta organización o no, pero he de confesar que me vendió muy bien su historia y su producto. Explicaré por qué:

  • Logra despertar mi empatía a base de sencillez y naturalidad.
  • Con un storytelling fácil de contar (su trabajo en Camerún, los casos de desnutrición infantil) y, más fácil aún de recordar, consigue conectar conmigo.
  • Apela siempre a hechos (situación de la infancia en campos de refugiados) y soluciones muy concretas (sobres de complementos alimenticios), apoyados en pequeñas cantidades de dinero (25 céntimos por sobre, 50 céntimos de aportación diaria), asumibles prácticamente por cualquier ciudadano de a pie.
  • Es muy fácil de visualizar toda la historia que me está contando, en la que todos los datos están en su contexto.
  • La invitación a ver el reportaje televisivo es una manera de intentar prolongar el efecto de la historia; además, mediante el contenido de un tercero que se hace prescriptor de la organización al mostrar y valorar su trabajo.

No hay duda en que en la intervención de este cooperante callejero estaba todo estudiado y planeado, y no había elementos dejados al azar. Sea un proyecto humanitario, sea un producto de consumo, o sea un servicio, hay pocas cosas que se vendan solas. Con una bien trenzada historia, que dé contexto a los datos y transmita valores, más una buena puesta en escena, los resultados vendrán solos.   

  

     

     

Wearables, el futuro ya esta aquí

wearables

Hoy ponemos un ojo en una de las tecnologías relativamente joven, y es la de los wearables. Los wearables poco a poco se van introduciendo en la sociedad, aunque todavía somos reacios a utilizarlos o simplemente muchos quedan algo lejos del alcance de un usuario medio. También tenemos que decir que no nos cabe duda de que darán mucho que hablar en un futuro cercano.

Hasta ahora lo que hemos visto de los wearables han sido complementos más o menos complejos de nuestro smartphone, como por ejemplo, para recibir notificaciones o monitorizar nuestro ejercicio físico.

Según la consultora Gartner la venta de wearables aumentará un 38% en 2017 respecto a 2016. Y como ya se afirmó en el pasado Mobile World Congress 2016 de Barcelona, los wearables, junto con la realidad virtual, son tendencia.

Si echamos un vistazo a los wearables más comunes que nos rodean son tales como relojes o pulseras que controlan la actividad física. Pero, si vamos más allá, nos encontramos por ejemplo con los Tech Tattoos utilizados en diferentes sectores como el militar o la salud, los cuales controlan las constantes vitales de las personas que los llevan con gran precisión.

tech-tattoo

Otro ejemplo, en este caso para la industria, son los ProGlove; unos guantes que ayudan a los operarios realizando escaneos, documentando la actividad realizada, corrigiendo errores etc.

proglove

Fuente: ProGlove

MYO también es otro ejemplo de wearable que nos permite controlar con nuestras manos diferentes dispositivos sin tocarlos mediante la lectura de los movimientos musculares, nos recuerda a la película Iron Man donde el protagonista controla su armadura utilizando las manos y mediante gestos.

Podemos realizar una lista larguísima con diferentes dispositivos que resultan casi surrealistas, por la cantidad de cosas que pueden llegar a hacer.

Pero lo que tenemos que tener en cuenta es que éstos cada vez tomarán más fuerza y que serán objeto de estudio para las diferentes empresas de servicios y, sobre todo, para la publicidad y las nuevas formas de llegar a los usuarios. Por tanto, nos estamos dirigiendo a una forma de hacer publicidad mas breve, más especifica, adaptada a los gustos y necesidades del usuario y con la cual se buscará una relación más estrecha con el usuario portador del wearable.

¡Seguiremos atentos a todas las novedades que nos traerá este sector!