La Super Bowl… ese escaparate

NFL-Foto Flickr Por Parker Anderson (Creative Commons)

Foto Flickr Por Parker Anderson (Creative Commons)

La Super Bowl. Siempre hay una época del año, concretamente a finales de enero y comienzos de febrero en la que los menos hechos al Fútbol Americano escuchan hablar de un deporte al que no le han prestado ninguna atención y del que durante 350 días no oyen mención alguna. Pero no se lo tomen como el acontecimiento deportivo que en realidad –se supone- que es. No. Véanlo como el Super Show del entertainment americano más puro. De la orgía de fuegos de artificio y de la plataforma publicitaria más grande del mundo.

El año pasado, el partido entre Seahawks y los Broncos, -sí, se juega un partido y con título mundial de por medio- tuvo una audiencia récord de 111,5 millones de espectadores en Estados Unidos, con picos de 115 millones cuando Bruno Mars y los Red Hot Chili Peppers incendiaron el estadio con su música. Twitter a su vez, generó más de 25 millones de tweets del evento, lo cual se espera que para este año se multiplique.

¿Justifica esto una inversión de 4 millones de dólares por parte de los anunciantes por 30 segundos de gloria en versión spot?
Tengamos en cuenta que según estudios el 50% de los televidentes solo encienden la televisión y sintonizan la Superbowl para ver los famosos anuncios del evento. Que no solo estamos hablando del potencial de una audiencia de 115 millones de espectadores tan solo en America, sino que también hablamos del evento televisivo más visto en todo el mundo. Además hay que añadirle el reciente poder de las redes sociales, los medios y la viralización de los anuncios durante la semana posterior al evento.  ¿Quién no ha leído al menos una noticia con los mejores anuncios de este evento tan desconocido en lo deportivo?

Un buen anuncio en la Superbowl, tan solo en Estados Unidos puede llegar a aparecer en concepto de Publicity pura y dura en más de 200 medios de comunicación. Súmale, entradas en blogs especializados, blogs pequeños, visitas en youtube, comentarios en Facebook, Twitter, vídeos en Instagram, radios… La era de la viralización puede llevar que la inversión de 4 millones, más el concepto de producción de 1 millón, tenga un ROI que cuadriplicaría los gastos de realización de un evento del tamaño y el coste de la Superbowl.

Skechers en 2012, incrementando el precio de sus productos, a través de una buena estrategia en Superbowl incrementó sus ventas un 26%.  Audi y Chrysler doblaron sus ventas y Audi consiguió asentarse definitivamente como marca de coches de lujo en 2006.

Otro dato, el 46% de los espectadores del show, son mujeres y se prevé que alcancen la paridad este mismo año. Sin embargo la tendencia, aunque cada vez más mitigada nos lleva a anuncios en ocasiones de tinte un tanto sexistas como el polémico de las hamburgueserías Carl Jr, que ya lleva más de 5 millones de reproducciones sin tan siquiera haber salido “al aire”.

¿Ahora qué opinas sobre la Super Bowl y su “otra competición”?

Puedes adelantarte y ver algunos de los anuncios de este año:

BMW i3- “Newfangled Idea”

Bud Light

Mercedes-Benz “Fable”

SNICKERS

Skittles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.