Resultados de la busqueda para Coronavirus.

La necesidad como motor de transformación

“El verdadero motor de la transformación digital es la necesidad, no la oportunidad tecnológica”, dice Genís Roca, experto en Internet. Así lo explica en el podcast del Banco Sabadell ‘Digitalización en tiempos de coronavirus’, en el que rastrea las nuevas oportunidades que traerá la pandemia.

Uno de los nuevos escenarios es el que tiene que ver con los servicios de proximidad. La reducción de la movilidad ha puesto en valor estos servicios que ahora tienen la gran oportunidad de estrechar lazos con su comunidad y salir reforzados de esta crisis.

 

La hostelería se reinventa

Un ejemplo muy cercano es Eroso. Esta empresa creada en Arrasate en plena pandemia ha desarrollado una plataforma online dirigida a bares y restaurante locales para distribuir productos directamente a los domicilios. De esta manera, la fórmula escalable de negocio que facilita Internet se centra en un ámbito local y añade valores a la propuesta. Así, Eroso trata de poner en valor la economía y el producto local, la cultura e identidad propia y la garantía de unas buenas condiciones de trabajo para el personal de reparto. Así lo explican en la web, en un apartado denominado  ‘Un proyecto con alma’.

 

En otros casos, han sido los proveedores de productos alimenticios los que se han puesto las pilas. Con los restaurantes cerrados durante varios meses, han tenido que ingeniar nuevas vías de venta para llegar al consumidor final y dar salida de este modo al producto. Es el caso de Cárnicas Goya de Tolosa, que ofrece sus productos a un precio competitivo mediante ofertas vía WhatsApp.

Otras propuestas que se adaptan a la nueva realidad responden a necesidades a la que se tendrá que adaptar el mundo de la hostelería. Una de ellas consiste en evitar puntos de contacto de riesgo en la experiencia gastronómica. Así, Akarta Online es un servicio que se anuncia como gratuito y facilita una herramienta simple y fácil de usar, para que cualquier establecimiento de restauración ponga a disposición de sus clientes una carta digital, evitando así el contacto táctil con las cartas o menús convencionales. En esta misma línea también se ubican las plataformas de generación de cartas para restaurantes mediante códigos QR.

 

Iniciativas solidarias

Asimismo, muchos otros negocios se han visto en la necesidad de diversificar su actividad orientándose hacia productos sanitarios que han escaseado, sobre todo, en las primeras fases de la pandemia.

Es el caso de la producción de máscaras de seguridad realizadas mediante tecnología de impresión 3D, de mascarillas o de mamparas de seguridad, verdadero maná en estos tiempos para las empresas de cristalería.

En muchas ocasiones, la producción de estos elementos de seguridad ha sido a través de acciones de voluntariado y de comunidades ‘maker’, como esta iniciativa a cargo de Mondragon Unibertsitatea.

La empresa guipuzcoana Datik, por su parte, ha desarrollado un dispositivo inteligente denominado Covid Manager, que ayuda a controlar la entrada de usuarios en un medio de transporte público y cumplir los protocolos de seguridad establecidos por las autoridades: que todos los pasajeros porten mascarilla, que no suba nadie con fiebre, y ni una persona más del aforo establecido.

 

Crisis y oportunidad

Las iniciativas de ayuda solidaria han propiciado en ocasiones que varias empresas o asociaciones hayan aunado fuerzas para multiplicar su capacidad de respuesta. Un ejemplo cercano es el de la cooperativa Ausolan que, en colaboración con el consorcio europeo EIT Food, los Bancos de Alimentos de Madrid, Bilbao y Gipuzkoa han puesto en marcha la iniciativa ‘Los Salvacomidas’. Este proyecto permitirá elaborar y entregar más de 60.000 menús infantiles desde mediados de mayo, hasta que finalice el curso escolar.

Se dice que en chino la palabra crisis está compuesta por dos caracteres, uno significa crisis y el otro oportunidad. Muchas empresas, emprendedores y agentes sociales están demostrando una esperanzadora capacidad de convertir la nueva realidad que nos trae esta pandemia en oportunidad de cambio y mejora.

 

 

 

Confinamiento, conectividad y redes sociales

El estado actual de confinamiento ha acelerado una transición a la virtualidad que ya se veía venir desde principios del siglo XXI. La tecnología estaba ahí, solo faltaba que se dieran las condiciones adecuadas para que se produjera esta explosión, y ésta ha venido de la mano del distanciamiento social.

Streaming, redes sociales, videollamadas, creatividad online… dan forma y moldean esta virtualidad. El mundo ONLINE, además, salta del tiempo de ocio al tiempo del teletrabajo y viceversa, acaparando más y más presencia y proporcionando más y más contenido en la vida cotidiana de millones de personas en el mundo entero.

En este nuevo contexto, las redes sociales, sirven de acicate y ayudan a acentuar nuestra vena creativa. Si vamos a dar rienda suelta a nuestra creatividad, buscamos la recompensa de la difusión y el aplauso; las redes, con su inmediato efecto multiplicador, son nuestro principal aliado.

El consumo de redes se dispara un 55%

Como era fácil de prever, el consumo de redes sociales, principalmente desde dispositivos móviles, se ha disparado en las últimas semanas. En España, en la segunda semana de marzo -inicio del estado de alarma- el uso del móvil se disparó un 38,3% y el consumo de las redes sociales, un 55%.

Según el estudio de Smartme AnalyticsEstudio del impacto del coronavirus en el uso del móvil’, Twitter y Facebook son las fuentes más rápidas y globalizadas de información. Instagram, por su parte, se ha convertido en un centro cultural de artistas –tanto profesionales como aficionados que se apuntan a la tendencia de ‘do it yourself’– instructores y monitores de diferentes disciplinas, museos, teatros y salas de conciertos.

Así, durante la primera etapa del confinamiento el uso de Instagram subió un 22,7%, el de Facebook un 36,5% y Twitter se disparó con un aumento del 56,1%.

Trasladando la nueva situación al plano sociológico, mucho se está debatiendo últimamente sobre si esta terrible pandemia servirá para que, una vez concluya, la sociedad tome nota y corrija algunos de los errores que estaban quedando en evidencia en las últimas décadas. Sobre cómo marcará la pandemia el futuro próximo del mundo digital,  Ethan Zuckerman, director del centro para Medios Cívicos del MIT, es optimista.

En un artículo publicado recientemente,  ‘El lado humano de la conectividad’, comenta cómo una creciente reacción contraria a la tecnología digital está dando paso ahora a una esperanzadora ola de creatividad.  “Estamos inventando nuestras propias formas de relacionarnos en este mundo nuevo. Mi esperanza es que en los años venideros no perdamos esta creatividad, esta noción de que podemos hacer que el mundo digital funcione como nosotros queramos, y no como algún emperador piense que debería funcionar”, sostiene Zuckerman.

Por ahora, esta ola de creatividad y los diferentes usos que estamos dando a la tecnología parece que auguran la irrupción de un mundo digital más participativo y horizontal. Estaremos atentos a ese otro futuro que ya está aquí.

Sormena da gure bidea

Oihana Iguaranek etxepean gauden egunotan, Lurraren pean doinupean ondorengoa kantatzen zuen:

“Gizarte gisa erakusteko

aukera bat da, dena den

zer egiteko gai garen eta

zer izateko prest gauden.”

Egiten duguna bagara, etxealdi honek erakurtsi digu sortzaileak garela.

 

Arnasa hartzeko ere tarterik ez

Minutu bateko gizartean bizi ginen, gara. Azkar. Oso azkar. Azkarregi. Presaka. Batetik bestera, beti berandu.  Asperdura txarra balitz bezala, aspertzeari tarterik eskaini gabe. Agenda bete-betea, begiak zabaltzen ditugunetik ixteraino egitekoz beteta. Orain arte denboraren menpe ibili gara, erlojuen orratzen tik-tak hotsak itota. Denera iristeko antsiaz eta, era berean, kalitatezko denbora eskaini gabe: ez norberari, ez gertukoari. Ezeri. Inori.  Begira, baina ikusi gabe; entzuten, baina aditu gabe; irentsi eta irentsi, baina dastatu gabe.

Azkar. Oso azkar. Azkarregi. Produkzio katean burubelarri, begiak hortik jaso gabe  Norberari begiratu gabe, sormenari tartea atera gabe.

 

Gure plateren gatza eta piparra

Itxialdi honek, ordea, tartea eman digu gurekin egoteko, norbera norberarekin. Halabeharrez bada ere, gelditzeko. Eta, begiratu nahi ez duenak ere ikusi ahal izan du sortzaileak izan bagarela.  Egunotan, sormenak bor-borka egin du gure lapikoetan, gure paper zurietan…

Aspertzea delitua dela dirudien gizarte honetan, denbora gauzak egiten eta egiten betetzen dugu. Egiteagatik egitea baino, barrura begirako leihoak zabaltzeko sortu behar dugu. Horretarako, sorkuntza, berrikuntza eta jakin-mina landu behar ditugu. Zergatik eta zertarako?

  • SORKUNTZA. Orain arte inork egin ez dituen galderak egiteko.
  • SORKUNTZA. Orain arte inork ikasi ez duena ikasteko. 
  • SORKUNTZA. Orain arte inork begiratu ez dionari begiratzeko. 

Ikusteko, aditzeko, dastatzeko. Eta, horretarako, kozinatzean tipulari nola, gure buruari ere kendu behar dizkiogu azalak. Beldurrak. Lotsak.

Sorkuntza ez da piramidala, goitik beherakoa. Sorkuntza norberarengandik abiatzen da. Duzun lanbidea, egitekoa, interesa edo bizibidea izanda; berdin du, hori ez da muga. Egiten duzun horretatik, bakoitzak bere txikitik (edo handitik, zergatik ez!)  garatu dezake.

Eta ez lotsatu egiten duzuna elkarbanatzeko, komunikatzeko. Kontatzean beste batzuei sormenaren poxpoloa pizten lagundu diezaiekezu. Zure sua beste batentzat hasierako sugarra izan daiteke. Eta honela, poxpoloz poxpolo, sugarrez sugar, ilun ikusten dugun zulo honi argia emango diogu eta etxepetik inoiz baino indartsuago, elkartuago eta ahaldunduago aterako gara.

 

Itzaliko ez den sua

Lehen lerroetan esan dugunari helduta, egiten duguna bagara, izan gaitezen sortzaile eta sortu dezagun suaren indarra duen gizarte kohesionatu, gizatiar, aske eta bizigarria. Sorkuntza horretarako bidea izan daiteke; bai, behintzat, gurea.

Hortaz, sormena su txikian berotzen jarraituko dugu, aroma ederreko eta gorputz askoko salda izateko, gure barruak goxatuko dituena. Izan ere, sormenak, itotzen gaituzten egoeretan leiho bat marrazten lagunduko digu. Haize freskoa sartzen. Bizirauten baino, bizitzak eta gorputzak erdigunean jarri eta bizigarri egiten.

Egiten duguna bagara, ez jarri mugak sormenari. Izan sortzaile!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Audímetros que estallan

La nueva realidad a la que nos ha obligado el estado de alarma nos mantiene recluidos en casa pero, eso sí, pegados a una pantalla (o varias). Televisión, Redes Sociales, plataformas de streaming, formación online, propuestas de ocio y deporte monitorizado desde Internet….las posibilidades se han multiplicado, y el que se aburre, es porque quiere.

En esta situación de confinamiento generalizado, las audiencias televisivas se disparan día a día, sobre todo en lo que se refiere al consumo de informativos y concursos: contenidos para estar informados sobre la actualidad y contenidos para evadirnos de ella. Así, el pasado 15 de marzo se alcanzó el récord histórico de consumo televisivo, con 335 minutos de media por cada ciudadano el Estado.

En cuanto a EiTB, Euskal telebista, en la primera semana de cuarentena ETB2 ha sido la segunda cadena más vista entre la ciudadanía vasca con un 11,2% de share. ETB1 ha obtenido un 1,1% y ETB3 un 0,5%. Esta última ha aprovechado la coyuntura y es la segunda opción de las y los más pequeños.

En la otra cara de la moneda, el coronavirus también ha provocado la suspensión temporal de muchos programas muy populares, caso de El Hormiguero, El Intermedio, Operación Triunfo, Gure Kasa y Ahoz Aho, entre otros. Con el fin de tratar de llenar este vacío, las y los ciudadanos se han volcado en la creación de contenidos de entretenimiento a través de Youtube, Instagram o Twitter, principalmente.

Algunas cadenas televisivas también han aprovechado esta situación para crear nuevo contenido. Hamaika Telebista ha puesto en marcha cuatro programas: Pandoraren Kutxa, Errezeta beganoak, Eskatzea libre y Etxeko Sessions. El programa de EiTB Ur Handitan ha grabado su último capítulo desde diferentes casas de Euskal Herria a la que han llamado #Etxeangeratu.

La situación de cuarentena también se ha cebado con el deporte en directo, que ha desaparecido prácticamente de todas las cadenas. Eso sí, los nostálgicos y los adictos pueden desquitarse y rememorar desde el sillón tiempos de gloria viendo finales y eventos deportivos que hicieron época.

De forma paralela al consumo televisivo, también se ha incrementado exponencialmente el consumo de las plataformas, hasta el punto de que Netflix y Amazon, junto a Youtube, reducirán la calidad de reproducción durante 30 días para hacer frente al incremento de la demanda. Se calcula que esta reducción en la calidad de la señal hará bajar el tráfico hasta un 25%.

Ha habido, asimismo, plataformas de pago como Movistar + que reaccionaron en los primeros momentos de la crisis con una acertada campaña de marketing consistente en el acceso gratis a los contenidos durante 30 días.

También ha habido creadores que han puesto ha disposición del público sus obras, como la periodista Ane Irazabal con su documental Awlad, Hesiak Gainditu. Los museos han puesto a disposición visitas virtuales de libre acceso, las bibliotecas han abierto a todo el público los catálogos digitales… y otro sinfín de propuestas que  pueden conseguir que el confinamiento  se nos haga más llevadero.

 

COVID-19 eta MARKAK

Zaplazteko bat.

Lau pareten artean gaude gutako bakoitza, gu guztiok. Bakoitza norbere etxean; eta bakoitza, norbere gorputzean.

Baina duela astebete egiten genuena errepikatzen gabiltza lau pareten arten: kanpora begira. Besteek zer egingo, besteek zer sortuko, besteek zer esango. Itxi diguten ateak norbere barrura begiratzeko lehioa zabaldu digun arren; kalera ematen digun lehiotik begira daramagu eguna edo mundura irekitzen gaituen mugikorretik.

Bide berriak bilatu ditugu entretenimendua sortzeko, entretenitzeko. Denbora gelditu denaren sentsazioarekin bukatzeko egotetik gauzak egitera pasa gara:  egin eta egin, egin eta egin.

Captura de pantalla 2020-03-20 a las 16.58.04

Ezin dugu beste aldera begiratu, egoera ukatu nahiko bagenu bezala jokatu, ezer gertatzen ez dela pentsatu. Maratoi baten antzerakoa izango da hau, luze joango da. Egokituko zaigu ez entzunarena egiteagatik ere, egotea; etxea aireratzen dugun moduan, barrura begiratzeko lehioak zabaldu eta gure barrenak aireratzea. Eta helmugara iristean, ez gara berdinak izango. Lau pareten artean egunak eta egunak eman dituzten pertsonak izango gara. Etxetik mugitu gabe bide berriak urratu dituztenak.

Ez gara berdinak izango, ez gu, ezta norbanakook osatzen ditugun markak ere. Honek guztiak, argi dago, marka utziko du gugan.

Gugan eragiten badu, markengan eragingo du

Arraunlarien gisan aritu behar dugu: atzera begira, aurrera egiteko; ez dugu ahaztu behar nondik gatozen, baina honek ere gure izatean isla izango duenez, ezin dugu begiak itxita egin aurrera.

Markek ere bere barrura begiratu beharko dute egunotan. Marketin planak eta estrategiak hautsa hartzen utzi baino, mahai gainean jarri behar ditugu. “Zer nintzen, zer naiz, zer izan nahi dut?” Galderak egiteko garaia heldu da. Galdera horien inguruan  pentsatzekoa.

Captura de pantalla 2020-03-20 a las 16.58.19

Koronabirusa “aldaketa” eskatzen dator, gure ohiturak eta rolak iraultzeko eskatzen. Aldatu beharra daukagu, beraz. Eta, arrapaladan ekin baino, kontzientziaz eta koherentziaz eman behar ditugu hurrengo urratsak.

Momentua da, distantziatik bada ere, elkarrengandik gertu egoteko. Bat egiteko. Gurean, gertuko komunikazioa da oinarri eta helburu. Bezeroa gure bidelaguna delakoan gaude eta bidea hori dela sinetsita ekin diogu bidezidor berri honi ere. Bezeroari irtenbide (des)berdinak, bereizgarriak, eman behar dizkiogulakoan gaude; honela, gizarteari ere konponbideak emateko. Jaso eta eman, eman eta jaso: elkartasuna da hori.

Horretan azti ibili dira hainbat marka: Movistar, Amazon, Zara... Eta handitik ez ezik, txikitik ere eragin daitekeelakoan gaude. Behetik gora.  Berrogeialdi honen lehen egunetako irakaspena izan da hori. Jon Maiak esan bezala: “beharbada pandemia honen aurrean bizitzen ari garen ariketa kolektibo, komunitario, global hontatik ohartzera ailegatu gaitezke mundu honetan kontua ez dela norbera salbatzea, baizik eta soilik denok salbatzen bagara salbatuko dela norbera

Goazen errora. Guztiok egiten dugun galdera hauxe da: “hau noiz arte?“, baina guk egiten duguna ondorengoa da: “bukatzen denean, zer?” Erein eta ernaldu dugun elkartasunari bide ematen jarraitu behar dugula ziur gaude.

Captura de pantalla 2020-03-20 a las 16.58.12

Bitartean, geure buruari galderak egiten jarraitzen dugu:

  • Krisi honen ondoren, bezeroa zelakoa izango da?
  • Bezeroarekin nolako hartu emana izan behar dugu?
  • Bezeroak tratu berdina beharko du?

Eta enpresari dagokionez…

  • Gizatiarragoak izan behar garela konturatuko al gara?
  • Teknologiak garrantzia asko duen arren, giltzarri pertsonak direla argi izango al dugu?
  • Azkarragoak izan behar al dugu? 

Eta pertsonen, gizartearen inguruan…

  • Aldatu beharra al daukagu?
  • Balore berdinei eutsi behar al diegu? 
  • Ona eta txarra binomioak bere horretan jarraituko al du?
  • Gauzak eskala berdinarekin baloratuko al ditugu?
  • Abiadura honetan jarraitu behar al dugu bizitzen?

Hartu denbora galderak egin eta erantzunak bilatzeko.  Sinetsita gaude hau zaplazteko bat izan dela;
zaplazteko bat, esnatzeko.

12