Resultados de la busqueda para creatividad.

La creatividad, clave para comunicar con eficacia

creatividad

 

 

Las empresas valoran cada vez la creatividad como un elemento calve para llegar a sus públicos. El mundo ha cambiado el último año y medio y la digitalización ha dado un paso de gigante. Empresas y marcas han estado más expuestas en tiempos de COVID-19 y teletrabajo y, además, les ha costado más hacer llegar su mensaje en medio de tanta sobreinformación. El factor emocional, asimismo, se ha incorporado por derecho propio al discurso de las marcas para empatizar con un público sometido durante meses a situaciones de stress y preocupación.

Ante este nuevo mundo, forjado a golpe de viejas y nuevas normalidades, la creatividad se antoja clave para la comunicación efectiva y llave transformadora para los negocios. La relevancia de la creatividad ha crecido, sobre todo, en disciplinas relacionadas con la Comunicación Digital y y el Marketing de Influencia, seguidas de la Comunicación e Imagen de Marca y Publicidad. La creatividad también tiene un impacto cada vez mayor en el modelo de ingresos y los procesos de negocio.

Estas son algunas de las conclusiones del estudio ‘Creatividad transformadora para los negocios’, realizado entre mayo y junio de 2021 por la multinacional Llorente y Cuenca -LLYC- a partir de las respuestas de más de un centenar de responsables de Marketing de compañías líderes de España y América.

En el estudio también se apuntan algunas de las pautas que hay tomar en consideración para conseguir la máxima eficiencia en creatividad. Son algunas claves a tomar en cuenta tanto por las agencias de comunicación como por otro tipo de empresas. Así, para fomentar la creatividad se valoran cada vez más formas de trabajar relacionadas con estructuras más horizontales y con la innovación abierta:

  • diversidad
  • trabajo en equipo
  • observación del entorno
  • formación e investigación
  • romper la rutina
  • olvidar las jerarquías

Planes de comunicación y contenidos

Acercando más el foco, desde nuestro entorno más cercano también hemos notado que las empresas cada vez son más conscientes de que tienen que incorporar la creatividad a su estrategia comunicativa. En AZK ya lo veníamos notando en los últimos años y esta tendencia en los últimos meses se ha acelerado también en nuestra área de influencia. ¿En qué lo notamos?

  • las empresas piden, cada vez más, planes de comunicación para alinear sus mensajes con su estrategia de marca y de negocio
  • se solicitan nuevas narrativas en formatos audiovisuales profesionales
  • crece la demanda de planes de contenidos, con especial atención a las redes sociales y los medios digitales

Si antes descolgaban el telefóno para llamar a la agencia de comunicación sobre todo en momentos de urgencia o necesidades puntuales, ahora cada vez más empresas, incluso pymes, son conscientes de que la estrategia comunicativa debe ocupar un lugar importante dentro de su estrategia de negocio, sin dejar nada en manos de la improvisación.

Acceder al estudio de LLYC.

 

 

 

 

Confinamiento, conectividad y redes sociales

El estado actual de confinamiento ha acelerado una transición a la virtualidad que ya se veía venir desde principios del siglo XXI. La tecnología estaba ahí, solo faltaba que se dieran las condiciones adecuadas para que se produjera esta explosión, y ésta ha venido de la mano del distanciamiento social.

Streaming, redes sociales, videollamadas, creatividad online… dan forma y moldean esta virtualidad. El mundo ONLINE, además, salta del tiempo de ocio al tiempo del teletrabajo y viceversa, acaparando más y más presencia y proporcionando más y más contenido en la vida cotidiana de millones de personas en el mundo entero.

En este nuevo contexto, las redes sociales, sirven de acicate y ayudan a acentuar nuestra vena creativa. Si vamos a dar rienda suelta a nuestra creatividad, buscamos la recompensa de la difusión y el aplauso; las redes, con su inmediato efecto multiplicador, son nuestro principal aliado.

El consumo de redes se dispara un 55%

Como era fácil de prever, el consumo de redes sociales, principalmente desde dispositivos móviles, se ha disparado en las últimas semanas. En España, en la segunda semana de marzo -inicio del estado de alarma- el uso del móvil se disparó un 38,3% y el consumo de las redes sociales, un 55%.

Según el estudio de Smartme AnalyticsEstudio del impacto del coronavirus en el uso del móvil’, Twitter y Facebook son las fuentes más rápidas y globalizadas de información. Instagram, por su parte, se ha convertido en un centro cultural de artistas –tanto profesionales como aficionados que se apuntan a la tendencia de ‘do it yourself’– instructores y monitores de diferentes disciplinas, museos, teatros y salas de conciertos.

Así, durante la primera etapa del confinamiento el uso de Instagram subió un 22,7%, el de Facebook un 36,5% y Twitter se disparó con un aumento del 56,1%.

Trasladando la nueva situación al plano sociológico, mucho se está debatiendo últimamente sobre si esta terrible pandemia servirá para que, una vez concluya, la sociedad tome nota y corrija algunos de los errores que estaban quedando en evidencia en las últimas décadas. Sobre cómo marcará la pandemia el futuro próximo del mundo digital,  Ethan Zuckerman, director del centro para Medios Cívicos del MIT, es optimista.

Ola de creatividad

En un artículo publicado recientemente,  ‘El lado humano de la conectividad’, comenta cómo una creciente reacción contraria a la tecnología digital está dando paso ahora a una esperanzadora ola de creatividad.  “Estamos inventando nuestras propias formas de relacionarnos en este mundo nuevo. Mi esperanza es que en los años venideros no perdamos esta creatividad, esta noción de que podemos hacer que el mundo digital funcione como nosotros queramos, y no como algún emperador piense que debería funcionar”, sostiene Zuckerman.

Por ahora, esta ola de creatividad y los diferentes usos que estamos dando a la tecnología parece que auguran la irrupción de un mundo digital más participativo y horizontal. Estaremos atentos a ese otro futuro que ya está aquí.