Resultados de la busqueda para Impresión 3D.

La necesidad como motor de transformación

“El verdadero motor de la transformación digital es la necesidad, no la oportunidad tecnológica”, dice Genís Roca, experto en Internet. Así lo explica en el podcast del Banco Sabadell ‘Digitalización en tiempos de coronavirus’, en el que rastrea las nuevas oportunidades que traerá la pandemia.

Uno de los nuevos escenarios es el que tiene que ver con los servicios de proximidad. La reducción de la movilidad ha puesto en valor estos servicios que ahora tienen la gran oportunidad de estrechar lazos con su comunidad y salir reforzados de esta crisis.

 

La hostelería se reinventa

Un ejemplo muy cercano es Eroso. Esta empresa creada en Arrasate en plena pandemia ha desarrollado una plataforma online dirigida a bares y restaurante locales para distribuir productos directamente a los domicilios. De esta manera, la fórmula escalable de negocio que facilita Internet se centra en un ámbito local y añade valores a la propuesta. Así, Eroso trata de poner en valor la economía y el producto local, la cultura e identidad propia y la garantía de unas buenas condiciones de trabajo para el personal de reparto. Así lo explican en la web, en un apartado denominado  ‘Un proyecto con alma’.

 

En otros casos, han sido los proveedores de productos alimenticios los que se han puesto las pilas. Con los restaurantes cerrados durante varios meses, han tenido que ingeniar nuevas vías de venta para llegar al consumidor final y dar salida de este modo al producto. Es el caso de Cárnicas Goya de Tolosa, que ofrece sus productos a un precio competitivo mediante ofertas vía WhatsApp.

Otras propuestas que se adaptan a la nueva realidad responden a necesidades a la que se tendrá que adaptar el mundo de la hostelería. Una de ellas consiste en evitar puntos de contacto de riesgo en la experiencia gastronómica. Así, Akarta Online es un servicio que se anuncia como gratuito y facilita una herramienta simple y fácil de usar, para que cualquier establecimiento de restauración ponga a disposición de sus clientes una carta digital, evitando así el contacto táctil con las cartas o menús convencionales. En esta misma línea también se ubican las plataformas de generación de cartas para restaurantes mediante códigos QR.

 

Iniciativas solidarias

Asimismo, muchos otros negocios se han visto en la necesidad de diversificar su actividad orientándose hacia productos sanitarios que han escaseado, sobre todo, en las primeras fases de la pandemia.

Es el caso de la producción de máscaras de seguridad realizadas mediante tecnología de impresión 3D, de mascarillas o de mamparas de seguridad, verdadero maná en estos tiempos para las empresas de cristalería.

En muchas ocasiones, la producción de estos elementos de seguridad ha sido a través de acciones de voluntariado y de comunidades ‘maker’, como esta iniciativa a cargo de Mondragon Unibertsitatea.

La empresa guipuzcoana Datik, por su parte, ha desarrollado un dispositivo inteligente denominado Covid Manager, que ayuda a controlar la entrada de usuarios en un medio de transporte público y cumplir los protocolos de seguridad establecidos por las autoridades: que todos los pasajeros porten mascarilla, que no suba nadie con fiebre, y ni una persona más del aforo establecido.

 

Crisis y oportunidad

Las iniciativas de ayuda solidaria han propiciado en ocasiones que varias empresas o asociaciones hayan aunado fuerzas para multiplicar su capacidad de respuesta. Un ejemplo cercano es el de la cooperativa Ausolan que, en colaboración con el consorcio europeo EIT Food, los Bancos de Alimentos de Madrid, Bilbao y Gipuzkoa han puesto en marcha la iniciativa ‘Los Salvacomidas’. Este proyecto permitirá elaborar y entregar más de 60.000 menús infantiles desde mediados de mayo, hasta que finalice el curso escolar.

Se dice que en chino la palabra crisis está compuesta por dos caracteres, uno significa crisis y el otro oportunidad. Muchas empresas, emprendedores y agentes sociales están demostrando una esperanzadora capacidad de convertir la nueva realidad que nos trae esta pandemia en oportunidad de cambio y mejora.

 

 

 

Ander Soriano: “La impresión 3D es la nueva revolución”

Estudios_Durero

Entrar en Estudios Durero impresiona. Para ser una empresa que ha ido creciendo y creciendo sin atender a ningún plan estratégico -lo dice su fundador- o quizá precisamente por eso, el resultado es sorprendente. Con 22 años de vida y una larga relación de colaboración con AZK, Estudios Durero ha sabido evolucionar desde las artes gráficas a la industria creativa.

De hecho, uno puede planear la visita a Estudios Durero como la visita a un museo o a una enorme y ultramoderna galería de arte donde confluyen obras ya culminadas (desde prototipos a elementos de PLV de marcas deportivas o producciones para museos) con otras en proceso.

De todo se puede encontrar en este pabellón de dos plantas y 6.000 metros cuadrados ubicado en un polígono industrial de Zamudio, cerca del aeropuerto. Piezas para renombrados museos, enormes reproducciones de obras de Premios Nacionales de Fotografía, piezas de Comunicación en Punto de Venta para marcas como Ikea, Adidas, Reebok o New Balance y, voilâ! objetos imprimidos en 3D. Para ello, Estudios Durero cuenta con una impresora Stratasys. Esta máquina soporta la tecnología más avanzada del mundo en 3D y solo hay una en España. No más de una docena en todo el mundo. Esta revolucionaria impresora funciona con la técnica Polyjet, parecida a una impresora de inyección de tinta, pero que deposita material plástico líquido que se solidifica mediante luz ultravioleta, convirtiéndolo en polímero.

Somos una empresa pionera muy conocida por nuestra apuesta por la tecnología y, por este motivo, la multinacional Stratasys nos eligió para hacer realidad el primer lanzamiento de esta tecnología en España, porque les interesaba nuestra visión multidisciplinar y multisectorial”, explica Ander Soriano, director de Estudios Durero.

Él tiene muy claro que, después de internet, el mundo del 3D va a ser la próxima revolución. “En 2017 esta tecnología movió 7.000 millones de dólares y, para 2020, esta cifra se multiplicará por tres. Dentro de 2-3 años las impresoras 3D van a convivir con nosotros, en empresas y hasta en las vivienda particulares. Muchas de las cosas que se hacen ahora en 2D se hará pronto en 3D”, vaticina Ander.

impresión_3D
Por poner un ejemplo de lo que supuesto la “revolución 3D” en Durero, basta decir que cuando llegó la máquina solo había una persona trabajando en esta tecnología y, un año después, ya son 16.

Con el 3D todo son ventajas. Trabaja a 0,14 micras, con lo que nos aprecian las rayas de la pasada. Además, es una tecnología desatendida, trabaja ella sola, normalmente de noche. “No precisa soporte, ni reajuste, ni manipulación, porque las cosas salen perfectas”, recalca el director de Estudios Durero. ¿Y es sencillo? “Lo complicado es crear el STL, que es el fichero donde está toda la información, y, para ello, hay que dominar unos programas de 3D que son bastante complejos”, explica Ander.

La impresión 3D, además, está creando nuevas necesidades, como la de realizar maquetas con un gran nivel de detalle. Antes no se hacían, porque resultaba o bien carísimo o bien demasiado complicado, lo explica Ander mientras nos enseña un prototipo de una plataforma marina de energía eólica. Aunque, ahora mismo, tanto la tecnología como los pigmentos que se usan en 3D son caros, es cuestión de tiempo que empiecen a abaratarse, tal y como ocurre con todas las nuevas tecnologías.

Otra de las innumerables aplicaciones es la medicina. Vemos sobre la mesa una pieza que simula una aneurisma con la que en el Hospital de Cruces investigarán nuevos sistemas de operación. Más allá, el interior de un cráneo humano. Diseño Industrial, museística, arqueología, cine en 3D, arquitectura, ingeniería, máquina herramienta…las aplicaciones del 3D son prácticamente ilimitadas.

En 22 años, Estudios Durero ha vivido varias revoluciones, “pero siempre tomando la delantera y aportando productos propios”. ¿La próxima? “Adaptar todo lo que hacemos al mundo de 3D, pero se tardará varios años”.

Estudios_Durero
Ander_Durero