Resultados de la busqueda para marca.

Izena

izena

Edozein negoziotan izenak garrantzia handia du, marka batek izan dezakeen alderdi baliotsuena izateraino.

Inguruko norbaitek seme edo alaba bat izan behar duenean esaterako, ia derrigorrezko egiten zaigun galdera izaten da hurrengoa: Nola deitu behar diozue?

Markek, negozioek, enpresek, zerbitzuek, erakundeek… galdera bera egiten ote diete haien buruei sortzera doazenean? Ez da kontu hutsala honakoa, edozein marka hastapeneko urrats (garrantzitsua) baizik.

Baina zer da izena? Wikipedian zera jartzen du: Hizkuntzalaritzan, izena izaki, gauza edo haien multzo bat adierazteko erabiltzen den hitza da. Gaztelaniazko bertsioan “para distinguirlo de otros” esaldia ere gehitzen zaio…

Izena markaren enbaxadorea da, aurkezpen txartela. Eta zein da izen egoki bat? Sinpleak, errazak, zehatzak, intuitiboak direnak (Urmeneta etorri eta Kukuxumusu esan arte…)

Izenak, hartzaileari (bezeroari sarri) enpresa, erakunde, produktu edo zerbitzua ulertzeko orduan input lagungarri bat behar du izan. Arkakusoaren musua-z gaindi, izenak salgarria izan behar du, ulerterraza eta errepikakorra, gogoan izan dezagun eta erosketa prozesuan presente izateko. Gainera, bezeroari emozionalki kontaktatzea ahalbidetzen du.

Laburbilduz hau da Urmenetari esan ziotena (eta hari pareko belarri zulotik atera zitzaiona):

  • Esateko eta letreiatzeko erraza izan behar da
  • Ozenki esateko erraza izan behar du
  • Gogoragarria
  • Ahalik eta motzena

¿Cuáles son las marcas más valiosas del mundo?

Interbrandranking

Como todos los años por estas fechas, la consultora número uno sobre marcas, Interbrand, nos trae el Ranking Anual Best Global Brands, que valora el poder de las marcas y del branding a todos los niveles. El poder de las marcas como fuerza para cambiar el mundo e influir a todo el mundo. Así en este informe, Interbrand toma diversas variantes, tales como la inteligencia de marca, las experiencias que generan, el volumen de negocio, las oportunidades de negocio o el poder de influencia de las mismas.  Una combinación de variables que nos otorgan el valor de la marca monetario, según la consultora.

En esta edición 2015 el valor total del Top 100 ha tenido un incremento de un 7.1% respecto al año anterior, sumando un valor récord de 1.7 billones de dólares en total. Apple vuelve a ser por tercer año consecutivo la marca reina,  con un valor de 170.276 millones de dólares (aumento del 43%, lanzando un saludo a todos aquellos que creían que sin Steve Jobs el negocio y la marca estaba agotado), seguido por la también tecnológica Google, con un valor de 120.314 millones de interbrandrankingdólares y completando el podio, Coca-Cola con un descenso del 4% del valor de su marca y 78.423 millones de dólares.

Las líderes del ranking son las empresas tecnológicas, que son las que copan las primeras posiciones del ranking, sumando entre ellas un 33% del total del valor del Top 100, a pesar de ser solo 13 empresas las que aparecen. Sin embargo, las empresas automovilísticas, son las que más presencia tienen con 15 marcas, -quizá con el caso Volkswagen un poco antes, esto no hubiera sido así-, lideradas por la japonesa Toyota y seguida por la bávara BMW y por la también alemana Mercedes Benz. (Para tu curiosidad, Volkswagen figura en la posición número 35).

En cuanto al aumento del valor de las marcas, Facebook con un 54%, es la que más crece, seguidas por Apple con un 43%, Amazon con un 29% y la firma de lujo Hermès con un 22%.

En este Ranking, dice Interbrand, que se demuestra que aquellas empresas capaces de construir y priorizar las experiencias desde las personas e integrarse en su día a día son las que más crecen. Empresas que se adaptan al ritmo de la vida de las personas.

Millenials, esos consumidores

Merlijin Hoek. Flickr,CC

Merlijin Hoek. Flickr,CC

Si en el mundo del Marketing, del análisis del Consumidor y/o del mercado, o como quieras denominarlo hay una palabra que está de moda en los últimos meses, esa es Millenials. Dicho anglicismo horrible se refiere a una difusa generación, que en realidad no engloba a lo que realmente sería una generación propiamente dicha, que se enmarcaría entre los 20 y los 35 años. Una barrera difusa, que cada medio, especialista o gurú la coloca donde más le interesa o donde primero se le ocurre.

Sin embargo, este nicho si que tiene unos comportamientos marcados, provenientes de dos aspectos claros: el conocimiento de las interioridades del mundo de la comunicación y el marketing así como la participación de forma directa o pasiva de la creación y difusión de mensajes por parte de las marcas, así como por una crisis que atiza a la sociedad desde los últimos 50 años como bien narra el maestro Víctor Gil en su obra Crossumer, que data de 2007, pero cuya vigencia continúa y se ve representada en esta generación/grupo de consumidores.

Víctor Gil nos habla de una crisis no solo económica, sino más bien, una crisis que nos hace replantearnos la forma en la que los seres humanos han sociabilizado en los últimos siglos. Una crisis religiosa, ideológica, familiar, de la escuela y de los medios de comunicación que cuestiona cómo han sido y como son en la actualidad nuestras relaciones, tanto interpersonales como con las propias marcas.

Es por ello que en medio de una crisis, en la que la sociabilidad se ha perdido, a comienzos de siglo, estas personas que inician su andadura en el milenio, buscan una respuesta una sociabilización a través de las nuevas tecnologías y el incipiente Internet. Se refugian en ello, buscando una salida a un aislamiento que no soportan, necesitando ser parte de un grupo. La nueva sociabilidad como huída de la individualización, que n así, sigue patente.

La relación y la comunicación como base de la incomunicación. Nos creemos más sociales, siendo más insociables, pero a la vez queremos ser más sociables en el significado más antiguo de la palabra. Hay una necesidad de relación para comunicar la propia relación, en la que existe un referente, que es la comunidad.

Los procesos siempre son cíclicos. La tecnología cambia, mejora, avanzamos, pero nosotros pedimos una vuelta a los orígenes, a la anterior, a lo que siempre ha funcionado, mezclándolo con lo moderno. Lo tradicional, la madera, la sencillez. Queremos las cosas rápidas, que nos faciliten la vida, que nos hagan felices y que nos eviten pensar. Pagamos por bienes intangibles agregados a uno tangible, siempre que nos facilite la vida y se adapte a ese estilo que queremos llevar.

La crisis de la que habla Víctor Gil lleva a los Millenials a una búsqueda de lo auténtico, lo esencial, lo versátil, lo seguro. Todo dentro de una comunidad de intereses en común. Ellos compran aquello de lo que carecen, creyendo en los valores y en la pertenencia a un grupo o varios grupos. Es por ello, que a pesar del auge de lo online y su gran apego a todo lo móvil, siguen confiando en las marcas que les dan dichos valores y no huirán de aquellas tiendas y/o que les aporten un valor añadido y les hagan poder, en parte, comunicar los valores que con ellas comparten.

¿Eres consciente de ser una marca?

brand

En AZK tenemos clara nuestra misión como empresa; acompañamos a nuestros clientes en ese recorrido que es la gestión de la comunicación, haciendo énfasis en el branding, la gestión de las marcas.

El objetivo final, mejorar y ampliar la presencia de la marca en el mercado y la sociedad, a partir de una gestión eficaz de los indicadores de imagen. Las empresas del País Vasco saben muy bien gestionar los indicadores de impacto, pero existen bastantes lagunas respecto a la gestión de los indicadores de imagen, sobre todo porque muchas organizaciones todavía no los gestionan de manera estratégica, no son conscientes del valor que tiene hacerlo.

Trabajar la identidad de marca (lo que la empresa define sobre lo que quiere ser), nos permite  crear la imagen de marca (lo que el público-mercado percibe de la misma) a través del branding. De esta manera, podemos gestionar los indicadores de imagen, y mejorar la relación de las marcas con sus públicos. Para que la identidad de marca sea coherente y vaya en la línea de la imagen de marca, hay que gestionar la comunicación de manera estratégica.

Para todo ello, lo principal es ser consciente de que somos una marca o tenemos una marca entre manos. En nuestra experiencia en el ámbito de la formación, hemos podido constatar que en las organizaciones hace falta consciencia de marca. Las personas trabajadoras, sean de dirección o no, en la mayoría de los casos, cuando se les invita a que escriban en un minuto qué marcas son importantes para ellos,  han obviado mencionar las marcas para las que prestan sus servicios. ¡Y fijaos si son importantes para ellos la empresa/organización en la que trabajan!