Resultados de la busqueda para mentorizaje.

Mentoring: la difícil tarea de enseñar lo que uno cree que sabe

bilbao-mentoring-conferenceLa foto superior es de @rosaallegue. Daniel Miguélez es el primero de la derecha en la fila de arriba.

El mentoring o mentorizaje podría definirse como el proceso mediante el cual un miembro de una empresa con experiencia (el mentor) enseña, aconseja, guía y ayuda a otra (el mentorizado) en su desarrollo, invirtiendo tiempo y conocimientos. En mi primer acercamiento a esta disciplina he podido entender la difícil tarea de quien ha de organizar primero y programar después, en base a una cierta metodología, el conocimiento y la experiencia acumulada para que el trasvase al otro sea rápido y eficaz.

Con el tiempo acumulamos, seguro, cosas buenas pero también defectos e imperfecciones. Una tarea difícil y arriesgada es procurar distinguirlos, ya que el escudo de autodefensa, innato en cualquier persona, nos hace mucha veces inmunes a la autocrítica. Solo desde la objetividad y la valentía de otros profesionales y compañeros se pude hacer descabalgar al que aparentemente es el más experto de los jinetes. Aprender esto, creo que también forma parte del mentoring.   

Como punto de partida, esta posición se me antoja como un gran obstáculo. La posibilidad de que uno mismo esté errando en dicho proceso, al no reconocer claramente las verdaderas capacidades profesionales requeridas para la tarea, es algo que mantiene cierto grado de incertidumbre durante el tiempo que dura el contacto con el mentorizado. Al fin y al cabo, reconozco no haber pasado ningún examen que certifique dichas competencias.

Volviendo al principio, y dejando de lado las dudas razonables sobre si uno está o no capacitado para guiar a otros, he de decir que la invitación para desempeñar dicho papel partió desde Bilbao Ekintza, donde el trabajo desarrollado como asesor en Branding y Comunicación propició y facilitó mi participación en dicho programa.

Comenzar ya fue difícil. Diferentes empresas y emprendedores con atractivos proyectos, todos igual de animados e interesados, y a la espera de recibir el apoyo de un profesional bregado en asuntos de empresa y mercado. Elegir uno de ellos y a las personas que lo lideran, dejando fuera a otros, requiere de cierta desafección de la que no estoy dotado. Lo que viene después es el encontronazo entre dos voluntades, la de enseñar y la de aprender, entrecruzándose ambas.

El encontronazo lleva después al encuentro, sin lazos que dificulten la relación y el entendimiento. Reuniones, conversaciones y algún que otro café que permita desviar la atención hacia zonas limítrofes.

Sobre el resto del trayecto, he de decir que ha sido razonablemente satisfactorio. Quizá sinuoso en el trazado, pero con unas vistas que le hacen a uno ser prudente, pero optimista.

consultoría_azk