Resultados de la busqueda para Twitter.

El uso de las redes sociales sigue creciendo

El uso de las Redes Sociales ha vuelto a crecer, según el estudio anual 2020 realizado por IAB Spain. El 87% de los internautas de entre 16 y 65 años usan las redes sociales de forma habitual, es decir, casi 26 millones de personas.

Whatsapp, FacebookYoutubeInstagram,  y Twitter son las redes que dominan en España, aunque Tik Tok es la que más ha crecido, ya que su uso se ha multiplicado por 3 en el último año.

Por otro lado, un 52% de los usuarios de redes sociales sigue las cuentas de sus marcas preferidas; 1 de cada 4 confiesa que no le molesta la publicidad en redes sociales y el 34% valora positivamente la publicidad que se adapta a sus intereses. Las redes sociales tienen una gran influencia en el proceso de compra de los consumidores, ya que un 56% confiesa que le influye la información que recibe a través de las redes antes de decantarse por un producto u otro.

Redes mejor valoradas

Whatsapp, Instagram, Facebook, Byte y Youtube son, por este orden, las redes sociales que más se usan. Whatsapp se percibe como una red “necesaria”  para comunicarse con la familia y chatear con amigos. Youtube se asocia a entretenimiento y diversión y Facebook se percibe como una red “interesante” para seguir noticias, interactuar con amigos y divertirse.

Whatsapp, Youtube y Spotify, por su parte, son las redes mejor valoradas por los usuarios. De media, cada uno utiliza habitualmente 4 ó 5 redes sociales diferentes.

¿Para qué usamos las redes sociales?

Estas son las principales actividades para las que usamos las redes sociales:

  • Entretenimiento (81%): videos, chat, cotilleo, conocimiento, eventos
  • Interactuar (77%): chat, publicaciones, comentar, actualidad, conocer gente
  • Información (66%): servicio al cliente, fines profesionales, seguimiento de marcas
  • Buscar inspiración (33%)
  • Conocer gente (30%)
  • Seguir tendencias (30%)
  • Seguimiento del mercado profesional (29%)

Y seguimos, sobre todo, redes de amigos y familiares (96%), influencers (56%), marcas (52%), medios de comunicación (41%), partidos políticos (16%).

Consumo audiovisual 

El 50% del contenido de vídeo que se consume es efímero y el otro 50% corresponde a contenido duradero. En cuanto a la temática: un 56% consume tutoriales; el 50% vídeos de humor; un 45%, musicales; un 42%, informativos; un 39%, vídeos de carácter explicativo; un 31% culturales; un 25%, tendencias, un 24% entrevistas; un 23% webinars y u 23% experiencias. La intensidad del uso ha aumentado en todos los targets, sobre todo en los menores de 40 años. Y la franja horaria en la que más se conectan es de 16:00 a 20:30 horas.

Publicidad en redes sociales y e-commerce

Seis de cada diez usuarios afirman que la publicidad en redes sociales cumple sus expectativas en cuanto a información, usabilidad y formato. Un 6% clican en los anuncios con frecuencia; un 16% bastante a menudo; un 34% a veces, un 28% pocas veces y solo un 17% no clica nunca en los anuncios. La mayor tasa de interacción con la publicidad se da en los usuarios menores de 40 años.

En cuanto a la relación entre publicidad y e-commerce, un 59% de los usuarios confiesa investigar en redes antes del proceso de compra, sobre todo en Facebook e Instagram.

El estudio se llevó a cabo en abril de 2020 a partir de 1.142 encuestas realizadas a hombres y mujeres de entre 16 y 65 años y la opinión de 142 profesionales. Descargar el estudio completo en pdf: Estudio Redes Sociales 2020.

 

 

 

Confinamiento, conectividad y redes sociales

El estado actual de confinamiento ha acelerado una transición a la virtualidad que ya se veía venir desde principios del siglo XXI. La tecnología estaba ahí, solo faltaba que se dieran las condiciones adecuadas para que se produjera esta explosión, y ésta ha venido de la mano del distanciamiento social.

Streaming, redes sociales, videollamadas, creatividad online… dan forma y moldean esta virtualidad. El mundo ONLINE, además, salta del tiempo de ocio al tiempo del teletrabajo y viceversa, acaparando más y más presencia y proporcionando más y más contenido en la vida cotidiana de millones de personas en el mundo entero.

En este nuevo contexto, las redes sociales, sirven de acicate y ayudan a acentuar nuestra vena creativa. Si vamos a dar rienda suelta a nuestra creatividad, buscamos la recompensa de la difusión y el aplauso; las redes, con su inmediato efecto multiplicador, son nuestro principal aliado.

El consumo de redes se dispara un 55%

Como era fácil de prever, el consumo de redes sociales, principalmente desde dispositivos móviles, se ha disparado en las últimas semanas. En España, en la segunda semana de marzo -inicio del estado de alarma- el uso del móvil se disparó un 38,3% y el consumo de las redes sociales, un 55%.

Según el estudio de Smartme AnalyticsEstudio del impacto del coronavirus en el uso del móvil’, Twitter y Facebook son las fuentes más rápidas y globalizadas de información. Instagram, por su parte, se ha convertido en un centro cultural de artistas –tanto profesionales como aficionados que se apuntan a la tendencia de ‘do it yourself’– instructores y monitores de diferentes disciplinas, museos, teatros y salas de conciertos.

Así, durante la primera etapa del confinamiento el uso de Instagram subió un 22,7%, el de Facebook un 36,5% y Twitter se disparó con un aumento del 56,1%.

Trasladando la nueva situación al plano sociológico, mucho se está debatiendo últimamente sobre si esta terrible pandemia servirá para que, una vez concluya, la sociedad tome nota y corrija algunos de los errores que estaban quedando en evidencia en las últimas décadas. Sobre cómo marcará la pandemia el futuro próximo del mundo digital,  Ethan Zuckerman, director del centro para Medios Cívicos del MIT, es optimista.

Ola de creatividad

En un artículo publicado recientemente,  ‘El lado humano de la conectividad’, comenta cómo una creciente reacción contraria a la tecnología digital está dando paso ahora a una esperanzadora ola de creatividad.  “Estamos inventando nuestras propias formas de relacionarnos en este mundo nuevo. Mi esperanza es que en los años venideros no perdamos esta creatividad, esta noción de que podemos hacer que el mundo digital funcione como nosotros queramos, y no como algún emperador piense que debería funcionar”, sostiene Zuckerman.

Por ahora, esta ola de creatividad y los diferentes usos que estamos dando a la tecnología parece que auguran la irrupción de un mundo digital más participativo y horizontal. Estaremos atentos a ese otro futuro que ya está aquí.

Audímetros que estallan

La nueva realidad a la que nos ha obligado el estado de alarma nos mantiene recluidos en casa pero, eso sí, pegados a una pantalla (o varias). Televisión, Redes Sociales, plataformas de streaming, formación online, propuestas de ocio y deporte monitorizado desde Internet….las posibilidades se han multiplicado, y el que se aburre, es porque quiere.

En esta situación de confinamiento generalizado, las audiencias televisivas se disparan día a día, sobre todo en lo que se refiere al consumo de informativos y concursos: contenidos para estar informados sobre la actualidad y contenidos para evadirnos de ella. Así, el pasado 15 de marzo se alcanzó el récord histórico de consumo televisivo, con 335 minutos de media por cada ciudadano el Estado.

En cuanto a EiTB, Euskal telebista, en la primera semana de cuarentena ETB2 ha sido la segunda cadena más vista entre la ciudadanía vasca con un 11,2% de share. ETB1 ha obtenido un 1,1% y ETB3 un 0,5%. Esta última ha aprovechado la coyuntura y es la segunda opción de las y los más pequeños.

En la otra cara de la moneda, el coronavirus también ha provocado la suspensión temporal de muchos programas muy populares, caso de El Hormiguero, El Intermedio, Operación Triunfo, Gure Kasa y Ahoz Aho, entre otros. Con el fin de tratar de llenar este vacío, las y los ciudadanos se han volcado en la creación de contenidos de entretenimiento a través de Youtube, Instagram o Twitter, principalmente.

Algunas cadenas televisivas también han aprovechado esta situación para crear nuevo contenido. Hamaika Telebista ha puesto en marcha cuatro programas: Pandoraren Kutxa, Errezeta beganoak, Eskatzea libre y Etxeko Sessions. El programa de EiTB Ur Handitan ha grabado su último capítulo desde diferentes casas de Euskal Herria a la que han llamado #Etxeangeratu.

La situación de cuarentena también se ha cebado con el deporte en directo, que ha desaparecido prácticamente de todas las cadenas. Eso sí, los nostálgicos y los adictos pueden desquitarse y rememorar desde el sillón tiempos de gloria viendo finales y eventos deportivos que hicieron época.

De forma paralela al consumo televisivo, también se ha incrementado exponencialmente el consumo de las plataformas, hasta el punto de que Netflix y Amazon, junto a Youtube, reducirán la calidad de reproducción durante 30 días para hacer frente al incremento de la demanda. Se calcula que esta reducción en la calidad de la señal hará bajar el tráfico hasta un 25%.

Ha habido, asimismo, plataformas de pago como Movistar + que reaccionaron en los primeros momentos de la crisis con una acertada campaña de marketing consistente en el acceso gratis a los contenidos durante 30 días.

También ha habido creadores que han puesto ha disposición del público sus obras, como la periodista Ane Irazabal con su documental Awlad, Hesiak Gainditu. Los museos han puesto a disposición visitas virtuales de libre acceso, las bibliotecas han abierto a todo el público los catálogos digitales… y otro sinfín de propuestas que  pueden conseguir que el confinamiento  se nos haga más llevadero.

 

Vídeos verticales: 90 grados de diferencia

Hace unos años nadie caminaba con una pantalla en la mano, y ahora, mira a tu alrededor y responde a esta pregunta: ¿cuántas personas están mirando a una pantalla? Unos años atrás, cada uno se tomaba su tiempo para ver vídeos. Ahora, se necesita tiempo para ponerse a leer; no para ver. Hace unos años, el vídeo vertical era un jamás de los jamases. Hoy por hoy es una tendencia, y un must en Instagram.

90 grados era la medida que estaba haciendo que perdiéramos una parte del mundo, o una forma de verlo. Ya no. El vídeo vertical ha pasado de ser un formato prohibido a ser el rey de los contenidos. No es el caso de la televisión, ni de los PC. Pero… ¿en smartphone?

Yellowing_vertical2

No queda otra que adaptarse

Usamos el móvil en posición vertical el 94% de las veces. Y, seamos sinceros, andar girando el teléfono para ver un vídeo es odioso. Si podemos ver lo mismo sin tener que cambiar el gesto, mucho mejor. Los datos avalan esa idea:

  • En móvil, los vídeos verticales tienen 9 veces más probabilidad de ser vistos.
  • El 45% de los vídeos se ven desde dispositivos móviles
  • Las tasas de CPM de los anuncios publicitarios en formato vertical de Facebook son tres veces más eficaces.
  • En 2016 la publicidad de vídeo vertical contabilizó más del 50% de todos los gastos de anuncios digitales.

Ya en 2016 se percataron de ello y Facebook empezó a publicar vídeos verticales sin bordes negros, Twitter y Snapchat siguen ese camino. Youtube y Netflix también se han subido al tren. Y en esta burbuja, el claro ejemplo es Instagram.

Esta última red está desempeñando un papel importante en este cambio. Instragram ha sabido adaptarse a los requisitos del nuevo formato vertical con Instagram Stories.

 

Pero el rey no es el formato, sino el contenido

El formato vertical tiene gran presencia en las tendencias de vídeo. El streaming en directo coge carrerilla. Para los usuarios los directos son habituales y están cada vez más dispuestos a verlos. Prefieren ver un vídeo en directo de una marca que leer el mismo contenido.

Las redes sociales son la herramienta perfecta para realizar un vídeo en directo solo pulsando un botón. Bien Twitter, Facebook como Instagram tienen esta opción. Instagram Stories se ha utilizado para emitir en vivo partidos de fútbol, ruedas de prensa o declaraciones.

Y, el formato vertical se puede utilizar para hacer directos, para crear contenido diferencial animando tus ideas, dividiendo la pantalla… todo un abanico de posibilidad para jugar con ese “nuevo espacio”. ¡Aprovéchalo!

Internet, jomugan

internet-jomugan

Internet gizarteratzen hasi zenean, XX. mendearen bukaera aldera, Sarearen inguruan uste onak baino ez ziren: Internetek demokrazia gehiago ekarriko zuen mundura, hezkuntza eta ikerketarako inoizko aurrerapen handienak. Globalizazioaren alderdi onak interneten bidez zabalduko ziren munduan zehar. Hori zen uste nagusia.

Eta ez dut ukatuko horrela izan ez denik, baina ondorio negatiboak ere hor daude, gero eta ozenago entzuten baitira interneten kontrako ahotsak; bereziki oraintxe joan zaigun 2016. urtean, Sarearen kontrako diskurtsoak areagotu egin dira.

Egia-ondokoa (‘posverdad’ gaztelaniaz eta ‘post-truth’ ingelesez) izan da 2016 urteko hitza. Zer esan nahi du? Trump-en garaipena eta Brexit-arekin lotu izan da kontzeptu hau. Laburbilduz, egia-ondokoak esan nahi du gaur egun sare sozialei esker inoiz baino errezagoa dela gezurrak lau haizetara zabaltzea, benetako informazioaren itxurapean.

Horrela, Estatu Batuetako azaroko hauteskundeetan, Trump-en jarraitzaileek ehundaka gezur zabaldu zituzten sareetan kristorenak eta bost esanez Hillary Clinton-en aurka, Errusiak antolatutako zibererasoarekin batera, hauteskundeen emaitza erabakitzeraino. Facebook eta beste sare sozialen jabeei leporatzen zaie ez dutela inongo kontrolik ezartzen horrelako gezurren hedapena geldiarazteko. Finean, algoritmo ahalguztidunak populartasunaren arabera erabakitzen du noraino zabaldu artikulu bat, eta bost axola honi xurrumurrua egia edo gezur borobila den.

Teknologia berrien beste ondorio negatiboa Phono Sapiens espezie berriaren agerpena izan da. Hainbeste denbora ematen dugu gure mugikorrari itsasirik, gaixotasun berriak agertzen ari dira bizimodu berri honen karira. Egunero makina bat bider desblokatzen dugu mugikorra, egungo aroaren gizakiaren tik-ari itxura emanez. Lanaren eta aisialdiaren arteko mugak ere desitxuratu egin dira. Whatsappitis-ak jota medikuarengana joaten gara, atzamarrak eta eskumuturrak minduta, zerbikalak eta lepoa kristo bat eginda.

Gauzak horrela, gero eta gehiago dira sare sozialetatik irtetzen ari direnak edo, gutxienez, denbora gutxiago eskaintzen hasi direnak. “Interneti interesatzen zaio ahalik eta denbora gehiena eman dezagun konektaturik, sarea etengabe elikatzen”, zioen duela gutxi Enric Puig UOCeko Filosofia irakasle eta La gran adicción liburuaren egileak Berria-ko erreportaje batean. “Sare sozialek eta Internetek botere harreman bat ezartzen dute gure artean, eta jakin behar dugu haien atzaparretan ez erortzen”.

Artikulu hau Puntua aldizkarian argitaratu zen 2017ko urtarrilaren 13an. 

12